Enviar
Ahmadineyad y Morales estrechan lazos

Mandatarios expresaron su deseo de forjar alianza incondicional

Teherán
EFE

Los gobernantes de Bolivia e Irán, Evo Morales y Mahmud Ahmadineyad, anunciaron ayer su intención de estrechar sus vínculos, “en cualquier circunstancia”, y fomentar sus lazos como “países independientes” y frente a las grandes potencias.
Morales llegó ayer a Teherán, procedente de Libia, para cumplir con una visita oficial de dos días, en respuesta a la que hizo Ahmadineyad a La Paz el 27 de septiembre pasado, dos semanas después de que los dos países reanudaran sus relaciones diplomáticas.
En su primera jornada en Teherán, el gobernante boliviano se reunió con el presidente Ahmadineyad y también con el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, la máxima autoridad en la jerarquía del poder del régimen iraní.
El Gobierno de Evo Morales se ha convertido en una de las principales voces latinoamericanas en contra de Estados Unidos y otras potencias mundiales, una posición en la que también suele insistir Ahmadineyad en sus discursos oficiales.
“Los dos puebles de Irán y de Bolivia estarán uno al lado del otro”, afirmó Ahmadineyad en una rueda de prensa que ofreció en esta capital tras reunirse en el palacio presidencial con su colega boliviano.
Morales, con una chaqueta oscura adornada con motivos indígenas bolivianos, y Ahmadineyad, con cazadora clara, insistieron ante los periodistas que el deseo de los dos Gobiernos es incrementar sus lazos políticos, económicos y comerciales.
Autoridades bolivianas consideran que uno de los temas más importantes que figuran en la agenda de esta visita es el sector de hidrocarburos. Irán es el cuarto exportador mundial de gas y Bolivia uno de los mayores productores latinoamericanos.
Según dijo Ahmadineyad, junto con su colega boliviano decidieron “ampliar sus relaciones en los ámbitos de la industria, la agricultura, la economía y la política”. Irán y Bolivia, agregó, “estarán juntos en todas las circunstancias”.
En sus declaraciones ante los periodistas, el gobernante iraní alabó a Morales por “la resistencia de su pueblo en defensa de su libertad y de sus intereses en el corazón de Latinoamérica”, y dijo que es un presidente “revolucionario surgido en el seno de su pueblo”.
Por su parte, Morales califico de “histórica” su visita a Irán, que es continuación de la realizada el año pasado a La Paz por Ahmadiyenad.
En otras declaraciones anteriores cuando visitaba la fábrica de automóviles “Iran Khodro”, el presidente boliviano destacó que las relaciones entre los dos países se han ampliado a partir de los últimos acuerdos económicos, políticos y culturales firmados entre ambas partes a partir de la visita de Ahmadineyad.
“En esta visita a Teherán fomentaremos todavía más estas relaciones”, agregó Morales. “Nunca me arrepentiré de mi visita a Teherán”, añadió, y se mostró a favor de “ampliar las relaciones entre los países independientes”.
El gobernante boliviano, en la rueda de prensa que compartió con Ahmadineyad, dijo que a partir de esta visita los vínculos entre las dos naciones pasan al nivel presidencial, desde el nivel ministerial que existía hasta ahora.
Aunque los dos países reanudaron sus relaciones diplomáticas en septiembre pasado, todavía no han intercambiado embajadores. Las autoridades de Teherán y La Paz esperan cumplir pronto con ese paso, según fuentes oficiales.
Tras reunirse con Ahmadineyad, Morales se entrevistó con el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei.
“El despertar de los pueblos de la región latinoamericana, y su decisión para conseguir a sus derechos, es un acontecimiento feliz que ciertamente no será satisfactorio para las potencias”, afirmó Jamenei al final de la reunión con Morales.
La máxima autoridad en la jerarquía del poder del régimen de Teherán valoró además la preocupación del presidente boliviano sobre las necesidades de las capas más desfavorecidas.
Ver comentarios