Enviar
Viernes 7 Agosto, 2015

En este momento solo resta cruzar los dedos para observar si la posición que tomó nuestro Gobierno es la correcta

Aguacate e incidencias

En los últimos dos meses, a raíz de los problemas que se han generado con relación a la prohibición dada para las importaciones de aguacate de México, por problemas sanitarios, según nos explica el Gobierno, inquieta conocer algunas cifras.
En el año 2014 el nivel total de importaciones de aguacate ascendió a $11,7 millones, producto del esfuerzo de 14 importadores, donde el 82,8% provino de México, y de Nicaragua el 16,9%.
En 2015 el nivel de importaciones a mayo era de $6,64 millones, donde se presentaba un crecimiento del 16,67%, con respecto a mayo de 2014; siendo que de México se importó el 84,85% y de Nicaragua el 16,15%.
Pero a partir de junio, momento en que se da la prohibición sanitaria, el monto de importaciones fue de solo $950 mil, entre los meses de junio y julio (al día 24), importándose de Nicaragua la mayoría, el 67%, el 22% de Perú (actor nuevo) y el restante 11% vino de México, por ser anterior a la prohibición.
Es curiosa toda la temática que se ha desarrollado al respecto, no solo por la demanda que hoy en día tenemos ante la OMC, donde Estados Unidos que es el principal comprador de aguacates de México le está brindando su apoyo, al igual que lo está haciendo Japón, y el que tengamos que incurrir en un costo inicial por la defensa de la posición tomada por nuestro país, de 400 mil euros (según dijo el Ministro de Comercio Exterior en una entrevista).
Preocupa el hecho de que este tipo de acciones debiliten nuestra posición ante la OMC, en un tema como el agrícola, ya que este sector es el principal desde el punto de vista de balanza comercial que tiene el país, ya que no existe otro sector que genere tantas divisas.
Por ejemplo tenemos los resultados del año pasado, ya que en 2014 el déficit de balanza comercial, sin tomar en cuenta a los sectores de zonas francas y de perfeccionamiento activo (maquila), ascendió a $8.216,5 millones, siendo compensado por los sectores de pesca con $93 millones, por el de joyería con $6,3 millones y el agrícola con $1.799,4 millones (95% del total generado).
Es decir, de los 21 sectores que clasifican los distintos componentes que afectan nuestros requerimientos comerciales, para consumo nacional, solo 3 generaron divisas, el resto son absolutamente dependiente de las mismas.
En este momento solo resta cruzar los dedos para observar si la posición que tomó nuestro Gobierno es la correcta, ya que nuestro país desde hace muchos años ha sido respetuoso de las disposiciones de la OMC, y a simple vista no pareciera, por los apoyos que está recibiendo México, que tengamos mayor probabilidad de salir airosos en este proceso y más aún, que pueda servir de excusa, para debilitar posiciones futuras que afecten al sector que más genera divisas en nuestro país.

Randall Castro Vargas
Economista