Enviar
Sector presentará reforma para reducir el valor de las tierras en un 75% y así disminuir los costos de producción
Agro pedirá pagar menos impuestos
• Proyecto busca además que los tributos por bienes inmuebles sea del 0,1% en lugar del 0,25%

Natasha Cambronero
[email protected]

Ante la caída en la producción nacional debido a la recesión económica que azota al mundo, el sector agrícola busca apaciguar esta merma mediante una reducción en la tasa impositiva.
La propuesta de los agricultores es que el Estado disminuya en un 75% el valor de las tierras que se dedican a esta actividad con la finalidad de que los impuestos que paguen sean menores.
Asimismo, pretenden que el gravamen por bienes inmuebles sea del 0,1% en vez del 0,25%, monto que actualmente tienen que desembolsar.
La solicitud de estas dos modificaciones la hará el sector el próximo lunes a la Comisión de Asuntos Agropecuarios de la Asamblea Legislativa.
Este día presentarán un proyecto de ley para reformar la reglamentación vigente, el cual esperan sea aprobado durante el periodo de sesiones extraordinarias en diciembre.
La propuesta de los agricultores responde no solo a la crisis económica, sino también a los altos costos de producción, los cuales se han elevado en parte por altos impuestos que deben pagar por las tierras.
Esto en razón de que las municipalidades a la hora de cobrar los tributos no diferencian entre terrenos agrícolas o urbanísticos, sino que los valoran como áreas homogéneas.
“La agricultura necesita que se le dé un valor agregado, si no, va a desaparecer en el país y no puede ser que una finca agrícola se valore igual que un proyecto turístico u hotelero. La propuesta que vamos a presentar es que se haga esta diferenciación, pues los productores no pueden pagar los impuestos y van a preferir vender sus terrenos o usarlos para otra actividad”, señaló Guido Vargas, presidente del Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE).
Actualmente los municipios cobran un valor agregado a las tierras que están en un lugar de alto desarrollo urbanístico y económico, aun cuando en estas localidades existan algunos territorios que se utilizan para la agricultura.
Por ejemplo, una finca agrícola en Santo Domingo de Heredia de 0,7 hectáreas paga unos ¢133 mil en impuestos por el inmueble al año. Desembolsando este monto, la ganancia por una fanega de café que vende a ¢55 mil, es del 0,7%.
Mientras que con las modificaciones a la ley, los tributos representarían ¢13 mil, con lo cual, los ingresos netos subirían al 14,8%, revela una estimación hecha por el ICAFE.
El proyecto para reformar la Ley del Impuesto de Bienes Inmuebles contempla además que las tierras dedicadas a esta actividad se valoren cada diez años, en lugar de cada cinco como actualmente se establece.
“El capital de los productores está en la tierra, se debe diferenciar el uso que se le da, pues no es lo mismo un proyecto inmobiliario que un cultivo de café. La tierra es el activo más importante para vender o exportar que tienen los productores”, dijo Alvaro Sáenz, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria.
Una de las variables que contempla la reforma es que los municipios deberán supervisar el uso de las tierras, con el objetivo de que algunos propietarios de proyectos inmobiliarios no se aprovechen del beneficio para los agricultores.
Ver comentarios