Enviar
Sector ha sido el más afectado por las inundaciones en el Caribe
Agro cosecha pérdidas por más de $25 millones

Natasha Cambronero
[email protected]

Los fuertes aguaceros que están golpeando a la Región Atlántica del país desde hace dos semanas han provocado destrozos no solo en infraestructura, sino también en el sector agrícola.
Esta actividad estima que las pérdidas sobrepasarán los $25 millones.
La crecida del agua arrasó 15 mil hectáreas de banano, 6 mil de plátano y cientos de arroz, maíz, frijol, plantas ornamentales y tubérculos.
La peor inundación que se ha generado en los últimos 40 años en la provincia de Limón ha golpeado sin misericordia a esta región y se prevé que los estragos serán aún mayores, ya que otro temporal volvió a golpear la zona esta semana, luego de que el lunes habían bajado las lluvias.
“El sector agrícola fue duramente golpeado, cientos de hectáreas fueron arrasadas, si hay un sector seriamente afectado por este temporal es el agropecuario y lamentablemente otro frente frío sacudirá la zona hasta mañana”, aseguró Daniel Gallardo, presidente ejecutivo de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).
Al igual que la agricultura, la actividad ganadera del Caribe también es afectada por las lluvias, principalmente en las comunidades de Guácimo, Matina y Siquirres.
“Tenemos miles de hectáreas de pasto que se están perdiendo, los animales no tienen qué comer, se tendrá que conseguir algún alimento sustituto para que no se muera el ganado”, afirmó José Miguel Zúñiga, director regional del Instituto de Desarrollo Agrario (IDA) en la Región Atlántica.
Sobre esta actividad productiva todavía no se han contabilizado los daños, por lo cual se estima que las pérdidas en el sector agro superarían los $25 millones que hasta ahora se han reportado solo en agricultura.
Sin embargo, los estragos que está provocando el temporal en el Atlántico también han
dejado sin trabajo a miles de personas, quienes perdieron su empleo a causa del arrasamiento de algunos cultivos y a otras cientos sin sus cosechas para autoconsumo, explicó Gallardo.
Cerca de 4.700 familias perdieron todo o parte de sus cosechas por la llena de las aguas.
Ante las millonarias pérdidas que están dejando las inundaciones, el Ministerio de Agricultura y Ganadería, en coordinación con la Comisión de Emergencias y el IDA, están preparando un plan de contingencia para minimizar los estragos.
En este sentido, el IDA destinó ayer ¢1.300 millones al CNE para que esta entidad pueda dar una respuesta pronta a los damnificados.
Ver comentarios