Enviar
Advierten quiebras masivas y la importación de 133 productos de la Canasta Básica
Agricultores a la calle contra impuesto
Medidas irán en aumento si Estado no accede a diálogo efectivo con productores

Carreteras saturadas por marchas, tránsito lento, bloqueos a los puertos de salida de mercaderías y pasajeros, figuran como muestras de presión que aplicará el sector agropecuario contra el gobierno de Laura Chinchilla.
Las demostraciones programadas para aplicarse de inmediato podrían ir en aumento, si de Zapote no salen señales de cambio en la intención de gravar los servicios que utilizan los agricultores en sus procesos productivos, con el 14% del Impuesto al Valor Agregado (IVA).
Dicho gravamen encarecería los costos de producción desde un 10% hasta un 50%, lo cual afectaría sustancialmente el precio final de los productos, advirtieron los miembros de ese gremio.
“Esta es una lucha que estamos dispuestos a dar no solo porque es lo único que puede garantizar la seguridad alimentaria a los costarricenses, sino que esto representa la subsistencia de los productores agrícolas y agropecuarios”, puntualizó Rigoberto Vega, representante de la Liga Agrícola Industrial de la Caña de Azúcar.
En la actualidad unos 133 productos agropecuarios representan el 57% de la canasta básica tributaria; es decir que son productos exentos del IVA para el consumidor.
Pero con la propuesta gubernamental y del Partido Acción Ciudadana, los productores sí tendrán que pagar dicho impuesto sobre los servicios necesarios para producirlos, lo cual haría imposible para ellos mantenerse en el mercado.
“El acarreo de los insumos al campo, la aplicación de esos insumos, el transporte de los peones, la cosecha y el acarreo de la cosecha a silos o a puntos de distribución o de acopio, todo eso llevaría un 14% más”, señaló Juan Rafael Lizano, exministro de Agricultura y productor agropecuario.
Por su parte, quienes producen para la exportación también se verán afectados al no poder trasladar sus costos al producto, pues eso los dejaría automáticamente fuera de mercado, por precio.
“Tal como está planteado en el paquete fiscal, el IVA es un impuesto a las exportaciones, a la producción nacional, y un impuesto a la comida de los costarricenses”, enfatizó Alvaro Sáenz, presidente de la Cámara Nacional de Agricultura y Agroindustria (CNAA).
“No podemos seguir negociando sobre la base de propuestas que llevarán a la quiebra a los productores y que provocarán pobreza y desempleo en las zonas rurales”, agregó Sáenz.
Tal como informó LA REPUBLICA este martes, las organizaciones del sector agrícola rompieron el diálogo con los representantes del gobierno de Laura Chinchilla, promovidos por lo que consideraron propuestas inaceptables.
“Después de semanas de gestionar reuniones con los funcionarios de Gobierno, el vicepresidente Luis Liberman, los ministros de la Presidencia, de Hacienda y de Agricultura, así como los técnicos de esas instancias, no ha salido del Gobierno una propuesta que solucione este problema”, indicó Renato Alvarado, vicepresidente de la CNAA y representante de los porcicultores.
Desde que se conoció el Plan Fiscal, el sector agropecuario denunció que el mencionado impuesto gravaría con un 14% muchos servicios asociados a la producción agrícola, como recolección, cosecha, manejo, transporte y acopio, lo cual encarecerá significativamente los costos para los productores.
Ante la posición de los agricultores, los ministros involucrados hicieron un llamado a que los productores se sienten a dialogar.
“Muchos sectores nos piden que los tratemos en forma excepcional, y ya hemos dicho que ese tipo de concesiones terminan pagándolo, los demás costarricenses; incluso propusimos un aumento escalonado, pero ellos no han aceptado”, finalizó Fernando Herrero, jerarca de Hacienda.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios