Enviar
Agravio al anfitrión

Indios vapulearon a los Yankees y amargaron la inauguración del coloso

Luis Rojas
[email protected]



Si bien los Yankees de Nueva York dijeron que iban a hacer historia con la construcción e inauguración de su superestadio de $1.500 millones, lo cierto es que ayer lo que se llevaron fue una humillación histórica, al ser vapuleados en su primer partido en el Coloso, 10-2 por los Indios de Cleveland.
Sí, Cleveland que lleva un porcentaje desastroso en este arranque de temporada pero que al menos ayer no quiso ser el ‘pato de la fiesta’ y montó su banquete en casa ajena.
El dolor yankee fue doble, ya que tuvieron en el montículo al abridor mejor pagado en toda la historia del béisbol, pero después de llegar a la parte alta del sétimo episodio con la pizarra empatada a 1-1, los Yankees vieron como el bateo explosivo de los Indios hizo acto de presencia contra los relevistas dominicanos José Veras y Damaso Marte ,a los que destruyeron con nueve carreras limpias.
Atónitos, los 48.271 fanáticos que se dieron cita en el nuevo Yankee Stadium fueron testigos de cómo los Indios (3-7), que solo habían ganado un partido fuera de su campo, humillaban al equipo supermillonario de las Grandes Ligas.
En este partido en que todo era la primera vez y que la gran atracción era el duelo de abridores entre ex compañeros, protagonizado por Cliff Lee y C.C. Sabathia, la primera carrera fue anotada por Ben Francisco, luego de ser impulsado por Kelly Shoppach. La tribu ya hacía historia.
No obstante, el primer “vuelacercas” le correspondió al receptor puertorriqueño Jorge Posada; imparable por el jardín central en la parte baja del quinto episodio.
Sabathia fue relevado en la parta alta de la sexta por Ramírez y Coke cerró el inning y fue relevado a su vez por José Veras, a quien le aguardaba el inicio de la pesadilla.
Primero fue Johnny Peralta que impulsó dos carreras (3-1) y entonces llegó Marte al montículo de los Yankees. Shoppach impulsó la carrera de Peralta; luego S Choo anotó de “caballito” y Grady Sizemore bateó jonrón al jardín derecho para poner un fatídico 9-1 en el tablero. Víctor Martínez cerró la cuenta con otro jonrón al mismo flanco.
Con 10-1 en el tablero y una sonrisa de oreja a oreja, Cliff Lee dejó la almohadilla, se la cedió a Rafael Pérez, quien solo permitió una carrera de Cabrera.
Lee espació siete imparables con una carrera limpia permitida, regaló tres boletos y abanicó a cuatro bateadores para quedarse con el triunfo, el primero de la temporada.
Sabathia, que lanzo por primera vez con el uniforme oficial de rayas negras y blancas de los Yankees, vio como se tuvo que ir ante su ex equipo sin conseguir la victoria, después de lanzar cinco entradas y dos tercios, espaciar cinco imparables con una carrera limpia, dio cinco bases por bolas y retiró a cuatro bateadores por la vía del ponche.
Así terminó la historia del primer partido en la nueva “Catedral” de los Yankees.
Ver comentarios