Enviar
Gobierno y oficialismo en el Congreso reconocen dificultad para lograr cumplir con el plazo de aprobación
Agenda del Cafta entró en hora crítica


• Oposición asegura que “no bajará la guardia” para impedir la aprobación de las nueve leyes pendientes del convenio

• Ejecutivo continúa sin anunciar posible “plan B” y se resiste a hablar de solicitud de prórroga a Estados Unidos y Centroamérica por “un elevado costo político”

Carlos Jesús Mora
[email protected]

El Gobierno desconvocó la agenda de implementación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta) por 12 días —con lo que los legisladores se acogieron al receso de fin de año—, aun cuando reconoció que el paquete de leyes del convenio comercial estaba en “hora crítica de aprobación”.
A partir del próximo 7 de enero los diputados dispondrán solamente de 23 días para aprobar las nueve leyes restantes del Cafta, esto para que posteriormente estas agoten el mes que deberán descontar en la Sala IV, para las consultas de constitucionalidad a las que las someterá la oposición antes de sus segundos debates en el Plenario.
Pero la consulta ante la instancia constitucional no será solamente lo que la agenda deberá sortear para lograr su aprobación antes del 29 de febrero, pues el Partido Acción Ciudadana (PAC), a través de su líder Ottón Solís, anunció hace varias semanas que continuará con sus mecanismos de obstrucción —presentación excesiva de mociones y rompimiento del quórum— si el Ejecutivo y los diputados promotores del acuerdo no acatan una serie de disposiciones a la hora de discutir la agenda de acompañamiento en el Plenario.
Entre lo que la agrupación opositora solicita está la no aplicación de los artículos 41 bis y 208 bis del Reglamento Legislativo para acelerar su discusión.
“De no darse un cambio en la forma en que se tramita la discusión continuaremos con nuestros mecanismos, pues ellos —en alusión a los diputados que respaldan el Cafta y el Ejecutivo— están violentando la institucionalidad”, advirtió el líder del PAC.
El Gobierno, por su parte, asegura que revisará y valorará las sugerencias del PAC, sin embargo ya ha vaticinado que no corregirá los mecanismos que ha venido implementado en el Congreso, pues a su criterio se apegan a lo estipulado en el Reglamento Legislativo.
“Estamos muy conscientes de que estamos perdiendo una carrera contra el tiempo, estoy muy preocupado por lo que pasará, son nueve leyes aún pendientes en tan poco tiempo”, dijo Oscar Arias, presidente de la República.
A pesa
r de externar su preocupación el Gobierno hasta el momento se ha opuesto a referirse a un “plan B” en caso de que el 29 de febrero no se cuente con la totalidad de las iniciativas paralelas aprobadas.
Tanto el presidente Arias como los jerarcas de los ministerios que tienen relación con el acuerdo comercial han descartado la posibilidad de pedir prórroga ante Estados Unidos y el resto de países de la región.
“No hemos pensado en esa posibilidad aún, yo no me veo negociando con don Daniel Ortega, por ejemplo, una prórroga. Sería un costo muy alto por lo que nos pediría a cambio, ya sea la condonación de la deuda o prescindir de la Corte en La Haya en el caso del río San Juan”, dijo Arias.
Tras la aceptación del Cafta en el referéndum del pasado 7 de octubre, solamente se ha logrado aprobar dos leyes paralelas del acuerdo, las Reformas al Código Penal y la Ley de Protección al Representante de Casas Extranjeras.





Ver comentarios