Enviar
Sistema orienta a los pilotos hacia la pista ante difíciles condiciones climáticas
Aeropuerto estrenó luces de aproximación
Durante cinco años, el 30% de los vuelos debía desviarse por la ausencia de ese dispositivo

El aeropuerto Juan Santamaría estrenó ayer un moderno sistema de luces de aproximación.
Sin embargo, tuvieron que pasar cinco años para comprar ese dispositivo.
Las luces son una herramienta indispensable para la operación de un aeropuerto, ya que orientan al piloto hacia la pista de aterrizaje ante difíciles condiciones climáticas.
Producto de que el Juan Santamaría no contaba con esa tecnología, cerca del 30% de los vuelos debía desviarse a terminales vecinas como Liberia, Panamá y hasta San Salvador.
Esa situación provocaba incomodidad a los viajeros debido al atraso de sus vuelos y representaba un gasto adicional para las aerolíneas por el tiempo más de vuelo que debían realizar. Se estima que el costo de una hora extra de vuelo supera los $6 mil.
La colocación del sistema de iluminación pone el país al día en el cumplimiento de las normas exigidas por la Organización Aviación Civil Internacional a aeropuertos de categoría como el Juan Santamaría.
El sistema de luces de aproximación fue contratado por la Consejo Técnico de Aviación Civil a la empresa alemana Siemens por $2,6 millones.
Como medida de seguridad el sistema que instaló la empresa europea es frangible, es decir que ante un eventual choque con un avión la torre se quiebra sin causarle daño.
También tiene la característica de que soporta fuertes ráfagas de viento y por ser confeccionada en fibras de vidrio no se corroe. Además está protegida contra rayos ultravioleta y no genera interferencia en las comunicaciones.
El sistema de l
uces está ubicado en el sector oeste de la pista de aterrizaje y comprende una longitud de 900 metros, separadas con una distancia de alrededor de 30 metros entre una y otra.
Cada una de las torres posee cinco luces; la central es intermitente y se iluminará en un orden igual con las de las otras antenas generando al piloto un camino luminoso que le guiará hacia la pista de aterrizaje.
El contrato incluye además la construcción de una malla perimetral para protección del sistema de luces, una subestación eléctrica y un camino que llevará hasta las antenas previsto para darles mantenimiento a las torres.


Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios