Enviar
Familiares y amigos de viajeros podrían compartir en terminal al contar esta con restaurantes, cafés y bares
Aeropuerto abierto al público
La presencia de más personas ampliará el comercio en el Juan Santamaría

Familiares y amigos de las personas que saldrán del país por el aeropuerto podrán volver a despedirlos dentro de las instalaciones del Juan Santamaría.
Igualmente los amantes de la aviación y los curiosos tendrán la posibilidad de ver los despegues y aterrizajes de los aviones a pocos metros de la pista, como se hacía en el pasado.
Ello porque las mejoras que se realizan en el Juan Santamaría vendrán acompañadas con la eliminación de la restricción que existe para ingresar a sus instalaciones.
El anuncio lo hizo el presidente Oscar Arias en su discurso de inauguración de la nueva terminal y sala de embarque del Juan Santamaría, en el cual adelantó que las nuevas generaciones podrán ver el aterrizaje y despegue de aviones desde el propio aeropuerto, tal y como lo hacía él cuando era niño.
Aunque es incierta la fecha en que se abrirá al público, Carlos Plass, director ejecutivo de Aeris, operador del Juan Santamaría, reconoció que hay negociaciones para convertir el aeropuerto en un lugar interactivo donde los viajeros puedan compartir los últimos minutos con sus familiares y amigos al calor de una taza de café.
Por ahora, destacó Plass, la prioridad es trasladar los servicios que irán en las nuevas localidades del aeropuerto sin causar mayor molestia a los turistas, para luego concentrarse en los movimientos que permitan levantar el muro que impide ingresar a la terminal aérea si no se va a volar.
Los problemas que llevaron a limitar el acceso a las instalaciones aeroportuarias ya se han ido resolviendo. Por ejemplo, en cuanto a capacidad, desde la semana pasada el Juan Santamaría cuenta con más de 9 mil metros cuadrados adicionales.
También ha mejorado la seguridad y se ofrecerán áreas comerciales, que eran algunos de los pecados que cometía el principal aeropuerto.
No obstante, por razones de seguridad no será todo el aeropuerto lo que se abrirá. Por ahora se habla de permitir el ingreso en algunas localidades de la terminal pero se mantendría el impedimento de pasar más allá de las áreas de control de metales y rayos X.
Las zonas universales estarán equipadas con restaurantes, cafetería y se analiza abrir un bar con un amplio balcón desde donde se pueda observar la pista de proa a popa.
Eliminar el acceso al aeropuerto de los no viajeros cuenta con el apoyo de todos los sectores involucrados. Carlos Ricardo Benavides y Francisco Jiménez, futuro jerarca de Turismo y máxima autoridad en Obras Públicas, respaldaron la apertura.
“Permitir que los acompañantes de los viajeros ingresen al aeropuerto le suma belleza pues lo convierte en un lugar más acogedor”, opinó Benavides.
Por su parte, Jiménez destacó que cualquier obra que se realice para acondicionar el Juan Santamaría al público no tendría costo adicional para el Estado, mucho menos para el público.
Sin embargo, para Aeris, para el comercio que adquiera un local y para los usuarios del Juan Santamaría sí tendrá dividendos.
Por ejemplo, el operador del aeropuerto se garantizaría nuevos clientes en los parqueos y el poder cobrar unos dólares más por el alquiler en los locales que estarán abiertos al público. Esto a su vez podría incidir en mejores tarifas para las aerolíneas.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios