Enviar
Carencia de iluminación afecta aterrizaje de naves cuando hay mal tiempo
Aeropuerto encarará invierno sin luces de aproximación

• El Juan Santamaría carece de dispositivo lumínico desde 2004

• Instalación de equipo se iniciaría en agosto, pero no estaría listo hasta diciembre


Danny Canales
[email protected]

La falta de las luces de aproximación en el Juan Santamaría provocará nuevamente un dolor de cabeza a los pilotos durante el invierno que se inicia.
Por cuarto año consecutivo el aeropuerto carecerá del sistema de iluminación que facilita la visión de la pista a los pilotos, lo que dificultará el aterrizaje en días de densa neblina y durante las noches lluviosas.
Sin ese sistema en los casos en que el piloto no divise la pista cuando llega a las condiciones de mínimo —200 pies de altura o unos 60 metros— deberá frustrar la maniobra de aterrizaje debido a la falta de visibilidad.
“En los casos en que no se divise la pista, entonces se debe aumentar la potencia, subir el tren de aterrizaje y volver a tomar altura”, explicó Agustín Monge, piloto de la aerolínea Lacsa.
Se estima que al menos una tercera parte de los vuelos se debe cancelar o desviar a otras terminales aéreas debido a la carencia de alumbrado en el Juan Santamaría cuando se presentan condiciones climáticas adversas.
Las líneas aéreas son los más afectadas pues el impedimento para aterrizar o despegar les produce un gasto adicional en combustible, pérdida de conexiones y alimentación y hospedajes de los pasajeros en otras ciudades.
En cuanto al costo adicional de un aterrizaje frustrado, Monge explicó que una hora de vuelo en un Airbus pequeño, como el A-320 que emplea la aerolínea TACA, cuesta unos $6 mil.
“A eso hay que sumarle el gasto en la pérdida de conexiones y los recursos que deja de percibir el país esa noche si los turistas son desviados a otro aeropuerto”, comunicó el piloto.
Tradicionalmente los vuelos desviados del Juan Santamaría son trasladados al aeropuerto Daniel Oduber como primera opció
n; sin embargo son pocos los que se desvían hacia Guanacaste por la falta de capacidad de esa plataforma, por lo que muchos se envían hacia Nicaragua y Panamá.
Aunque el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) realiza las gestiones para instalar la iluminación, adelantó que los dispositivos lumínicos no estarán listos para enfrentar este invierno.
El atraso en el proceso de expropiación de las tierras que se requieren para instalar el equipo y los trámites burocráticos para contratar las luces, es lo que impedirá a los pilotos contar con los dispositivos de seguridad pronto.
Las luces de aproximación son dispositivos intermitentes muy potentes que se colocan varios metros antes de la pista y que guían a los pilotos, lo que facilita su maniobra y genera mayor seguridad.
“Si un piloto no ve la pista, no se recomienda aterrizar”, dijo Monge, pues dijo que no solo es una maniobra de riesgo, sino que también dificultaría a los equipos de emergencia llegar hasta la nave en caso de un problema al aterrizar.

La meta del Cetac es iniciar la instalación de la iluminación de aproximación en agosto, para que esté funcionando para diciembre de este año, informó Viviana Martín, presidenta del Consejo.
La semana pasada se cerró el plazo de recepción de ofertas y en las próximas semanas el Cetac se concentrará en escoger la empresa que aportará el equipo, comentó la funcionaria.
La inversión en la adquisición de las luces de aproximación fue estimada en $1,2 millones, recursos que serán aportados por Aviación Civil. 
Ver comentarios