Foto 1
La mayoría de los asientos premium no se vendían en vuelos internos y se asignaban en la entrada del avión, por lo que no había una compensación real para la aerolínea. Bloomberg/La República
Enviar
Ver comentarios