Aerolíneas del Reino Unido arriesgan perder derechos en UE
Enviar

La Unión Europea podría intentar eliminar algunos derechos de vuelo de British Airlines después del Brexit, en tanto funcionarios en Bruselas advierten que los operadores con sede en el Reino Unido podrían ver impedida su capacidad para competir en el bloque.

Una reunión de la Comisión Europea y diplomáticos de los 27 países restantes de la UE dio los primeros pasos en el esbozo de la posición negociadora sobre la relación con la aviación post-Brexit con Gran Bretaña.

Si esto se convierte en la postura de la UE hacia la próxima fase de las conversaciones, sería otro indicio de la línea dura que está siendo presentada por el bloque, luego del fortalecimiento del lenguaje propuesto en el periodo de transición la semana pasada.

Las discusiones del martes se produjeron un día antes de que se reanudaran las conversaciones técnicas entre funcionarios británicos y de la UE por primera vez desde que se llegó a un acuerdo de divorcio interino hace más de un mes. La sesión Unión Europea-Reino Unido representa el comienzo de lo que serán al menos nueve meses de disputas destinadas a alcanzar un acuerdo de transición y los lineamientos de la futura relación comercial entre Gran Bretaña y la UE.

La retirada de Gran Bretaña del bloque significa que técnicamente no habría acuerdo para permitir que los aviones vuelen entre el Reino Unido y la UE. A diferencia de lo que ocurre con el comercio de bienes, no existe una opción de retroceso de las normas de la Organización Mundial del Comercio cuando se trata de la aviación, dijo la Comisión Europea en una presentación a los diplomáticos, según información publicada ayer en su sitio web.

Las aerolíneas basadas en el Reino Unido actualmente se benefician de las nueve “libertades” aéreas otorgadas a los miembros de la UE, la más generosa de las cuales permite el derecho a volar dentro de un país extranjero. Es esta libertad lo que permite, por ejemplo, a EasyJet operar entre las ciudades francesas de Niza y París.

En la reunión del martes, la comisión señaló que la negativa del Reino Unido a adherirse a la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia y otras obligaciones bajo la ley de la UE corría el riesgo de tener la misma relación en aviación que ahora tiene la UE con Estados Unidos y Canadá.

Esto daría a las aerolíneas basadas en el Reino Unido solo la tercera y cuarta y posiblemente quinta “libertades”, que permitirían vuelos entre el Reino Unido y los países de la UE, pero no el derecho de ofrecer vuelos nacionales dentro de una nación de la UE o volar entre dos estados de la UE.

La relación aeronáutica probablemente se mantendrá como está ahora mientras el Reino Unido se encuentre en el periodo de transición que aún debe acordarse entre su salida del bloque en marzo de 2019 y 2021, aunque el Reino Unido perdería su puesto en la Agencia Europea de Seguridad Aérea, excepto en circunstancias excepcionales.

Los 27 estados miembros restantes aún deben acordar una posición de negociación común sobre la aviación y luego iniciar discusiones sobre el tema con el Reino Unido, lo que probablemente impulse un acuerdo más liberal.

En las reuniones entre el Reino Unido y la UE ayer, los funcionarios discutieron cuestiones que quedaron de las negociaciones que terminaron en diciembre sobre el divorcio del Reino Unido con el bloque, incluida la dificultad planteada para mantener una frontera irlandesa suave, así como sobre la medida de que el Tribunal de Justicia Europeo participará en la aplicación del acuerdo final.


Ver comentarios