Enviar
Sector exige intervención del Sistema Nacional de Areas de Conservación por supuesta mala administración
Administración forestal en la picota

Ernesto Villalobos
[email protected]

El manejo de los recursos forestales en el país desencadenó la polémica entre diversos sectores que consideran inadecuada la rectoría que ha ejecutado el Sistema Nacional de Areas de Conservación (Sinac).
El problema fue puntualizado por representantes de 19 agrupaciones relacionadas al quehacer forestal, entre ellas la Oficina Nacional Forestal, el Colegio de Ingenieros Agrónomos y la Cámara Costarricense Forestal, quienes aducen que existe ingobernabilidad en la administración forestal, se vive una alta discrecionalidad en la toma de decisiones y falta de claridad en la línea de mando, y que además las debilidades en los controles que deberían ser ejercidos, son notorias.
A criterio de los opositores, esto podría acarrear serios problemas en un futuro no muy lejano.
“Durante los últimos dos años, la importación de productos terminados en madera, aumentó en un 126%; si hablamos de madera aserrada, el incremento en la importación llegó a un 200%”, puntualizó Alfonso Barrantes, director de la Oficina Nacional Forestal, al señalar este como parte de los efectos que ha causado la carente administración del recurso forestal.
Estos últimos exigieron mediante una nota enviada al jerarca del Ministerio del Ambiente y Energía (Minae), la intervención inmediata del Sinac, a fin de que puedan ejecutarse en el menor plazo posible, medidas que permitan garantizar la subsistencia del recurso. En la misiva también se puntualiza que la solución a los problemas actuales se encuentra en el fortalecimiento de lo que debería llamarse la Administración Forestal del Estado.
“Como muestra de lo que se ha permitido, podemos mencionar que solo entre 2004 y 2005, se arrasaron 2.700 hectáreas de bosques protegidos”, argumentó Franklin Carmiol, representante del Sector de Conservación de la Biodiversidad.
En nuestro país los bosques no solo son fundamentales para garantizar la preservación de las fuentes hídricas, sino que son de altísima importancia para sectores como el turístico, sostuvieron los miembros del grupo denunciante.
Ante lo esgrimido, en el Sinac aseveraron que en un informe a la Contraloría General de la República, se hicieron del conocimiento de esta dependencia las principales debilidades de la administración del recurso forestal, las cuales son incluidas y analizadas en un plan de trabajo que se implementará próximamente, puntualizó Ronald Vargas, director de esta dependencia.
“Si se miran los trabajos que se vienen haciendo en coordinación con el Tribunal Ambiental, se ve que es un esfuerzo integral, precisamente para prevenir los abusos. Otro aspecto a considerar es la eficiencia en la disminución de la tala ilegal; esto ha provocado que la cantidad de madera que llega a los aserraderos, sea menos… quizá por eso se atreven a decir que estamos a punto de vivir una crisis maderera”, finalizó Vargas.



Ver comentarios