Enviar
Proyecto de Ley Antitabaco espera aprobación en Asamblea Legislativa
Adiós a malos humos se hace esperar
- Nueva legislación subiría impuestos al tabaco, triplicaría su precio y prohibiría totalmente fumado en espacios cerrados
- Enfermedades relacionadas cuestan anualmente $80 millones a la Caja


Daniel Zueras
[email protected]

Un restaurante, un bar, una discoteca… Al salir de cualquier establecimiento de ocio uno carga con el humo puesto en la ropa, el pelo, la piel, y lo que es peor, en los pulmones.
A pesar de que el tabaquismo es considerado la principal epidemia y causa de muerte evitable a nivel global por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y tiene relación con las dos principales causas de muerte en Costa Rica, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, la ley para regular el fumado aún se hace esperar en la Asamblea Legislativa.
El proyecto, basado en el convenio marco para el control del tabaco de la OMS, firmado por Costa Rica en 2003 y ratificado en 2008, entró el año pasado en la corriente legislativa y sus impulsores esperan que salga adelante este mismo año.

Este proyecto de ley sustituye al que ya existía y que estuvo vagando por años en el Congreso en espera de su aprobación. La pretensión es que se dé el sí antes de la próxima convención de la OMS en materia antitabaco, que se desarrollará en Punta del Este (Uruguay) en noviembre de este año.
De salir adelante, la ley se convertiría en la más adelantada de las Américas. Pero a la fecha Costa Rica tiene un atraso considerable con respecto a muchos países de la región. Uruguay es el líder en este aspecto, pero Canadá, México, Guatemala, Panamá, Colombia, Ecuador o Brasil ya disponen de legislación en este sentido.
“Si conseguimos que no se toque el texto, expertos internacionales nos han dicho que será la mejor del mundo”, dijo Federico Paredes, coordinador de la Red Nacional Antitabaco.
Uno de los aspectos más destacados de la ley son los espacios libres de humo de tabaco. La prohibición se extiende a todo lugar cerrado: administraciones públicas, centros de ocio, oficinas y comercios en general.
La Cámara Costarricense de Restaurantes y afines ha mostrado su reticencia ante este punto, y solicita zonas de fumado y no fumado pues creen que una norma tan restrictiva puede afectar al negocio.
Pero la experiencia en otros países ha comprobado que esto no tiene por qué ocurrir. Asobares de Bogotá (Colombia) que reúne a los bares de esa capital, explicó que no solo no ha bajado la clientela, sino que han experimentado una leve alza en sus establecimientos, según comentó Federico Paredes.
Otro punto es la prohibición completa de publicidad, promoción y patrocinio. En esta materia, también destaca el etiquetado de las cajetillas, que incluirá gráficos y advertencias, como “Fumar mata”, así como ilustraciones para jóvenes, con lemas referentes a que el cigarrillo produce impotencia y gráficos que lo demuestran.
El alza en los impuestos va a ser considerable y se estima un punto fundamental para retraer a muchos fumadores de comprar una cajetilla, que va a pasar a costar de un promedio de ¢800, a ¢2.200, aseguró Paredes.

Ver comentarios