Enviar
Adiós al Sol Naciente

Saprissa tuvo su momento, no lo aprovechó y lo pagó con lágrimas

Luis Rojas
[email protected]

Saprissa dejó ir anoche la gran oportunidad de regresar al campeonato mundial de clubes, tras caer 2 a 1 ante Pachuca, en un partido en el que los morados cometieron pecados capitales que sentenciaron una dolorosa derrota.
Saprissa pecó en su premisa principal, no había que aceptar un gol tempranero y a los dos minutos sacaba ya el balón de su marco en la segunda acción de peligro que los aztecas llevaron sobre su meta. Pase de Luis Gabriel Rey a Christian Giménez, quien encontró el flanco por la atacante derecha y soltó un obús cruzado que venció sin apelaciones a Keilor Navas.
Pecado capital; se trabajó una semana para que eso no pasara y pasó, y la lógica decía que a partir de ese momento lo peor podía ocurrir.

No obstante, luego del minuto 11, cuando el Saprissa realizó su primera buena jugada, que la empezaron tocando desde atrás hasta que Celso Borges soltó un obús que resultó desviado, el partido cambió, se tiño de morado; los ticos fueron mejores en ese resto de la primera parte, pero cometieron su segundo pecado capital de la noche: no firmaron en la red ese momento, llovieron intenciones pero no cayeron los goles y se fueron al descanso en blanco permitiéndole al estratega del Pachuca, Enrique Meza, replantear un partido que se les estaba escapando de las manos.
El remate de Gómez que manoteó con angustia el arquero Miguel Calero; la pelota que sacó de la línea Fausto Pinto y otra media docena de aproximaciones en que los morados nunca encontraron la buena dirección; Saprissa había asomado la cabeza en el estadio Hidalgo, pero nunca sacó el cuerpo.
El segundo tiempo fue otra cosa. Meza ordenó su equipo. Jaime Correa, Gabriel Caballero y Marvin Cabrera hicieron sentir su presencia; al mejor del Saprissa, Celso Borges, se le dificultó su labor de liderazgo; los tuzos aparecían por todas partes y los ticos perdieron la personalidad que mostraron en la inicial.
Y sucedió lo que tenía que suceder. El gol estaba para el Pachuca y tenía que llegar de alguna forma; Julio Manzur gana de cabeza un balón dentro del área y Rey se agacha, la pelota le pega en la parte trasera de su cabeza y se elevó en una forma perfecta, que hizo imposible la acción de Navas.
Después de eso, Keilor impidió la goleada. Excelente actuación del arquero morado que con buenas acciones y un paradón a Rey, demostró por qué es el titular saprissista.
Los aficionados saprissistas ya estaban resignados cuando al 93 llegó el gol de su equipo, por Arrieta. La pelota fue al centro y todavía hubo acciones que aceleraron el corazón saprissista; ¿por qué no uno de esos milagros de último momento? Pero no. El pitazo llegó y la celebración fue mexicana.



Síntesis

2 Pachuca:
Miguel Calero; Marvin Cabrera, Julio Manzur, Leobardo López, Fausto Pinto, Jaime Correa, Gabriel Caballero, Gerardo Rodríguez, Luis Gabriel Rey (Juan C. Cacho, 82'), Christian Giménez (Andrés Chitiva, 77') y Damián Alvarez (Fernando Salazar, 64'). D.T. Enrique Meza.

1 Saprissa:
Keylor Navas, Try Bennett (Jairo Arrieta, 57') Jervis Drummond, Víctor Cordero, Gabriel Badilla, Andrés Núñez, José Luis López (Pablo Brenes, 65'), Celso Borges, Michael Barrantes, Armando Alonso (Alejandro Alpízar, 49') y Ronald Gómez. D.T. Jeaustin Campos.

Goles: 1 a 0, al minuto 2, Christian Giménez. 2 a 0, al 53', Luis Gabriel Rey. 2 a 1, a, 93, Jairo Arrieta.
Arbitro: Mauricio Navarro (Canadá). Bien.
El mejor: Marvin Cabrera.
Asistentes: Héctor Vergara y Joe Fletcher, todos de Canadá. Como cuarto árbitro Mauricio Morales, de México.
Estadio Hidalgo, Pachuca, México. 7.40 p.m. (hora de Costa Rica)


Ver comentarios