Ad Astra: de Guanacaste al espacio
Además del motor de plasma, los científicos nacionales de Ad Astra trabajan en la creación y aplicación de nuevas fuentes de energía renovable. Esteban Monge/La República
Enviar

Motor de plasma llegaría a Estación Espacial en tres años

Ad Astra: de Guanacaste al espacio

Empresa lidera la producción de hidrógeno como combustible

El motor de plasma desarrollado por Ad Astra en Guanacaste podría llegar al espacio en solo tres años.

201407272301330.n22.jpg
La primera prueba fuera de la Tierra que se desea ejecutar es compensar el frenado atmosférico que sufre la Estación Espacial Internacional que está en órbita.

Para lograrlo, la empresa de Franklin Chang Díaz, exastronauta costarricense, necesitará conseguir el financiamiento para costear las pruebas.
Vasimr es como se le conoce a este moderno sistema de propulsión, que se espera reemplace los actuales cohetes de combustión química en las naves espaciales.
Su funcionalidad y rendimiento han sido demostrados más de 10 mil veces con disparos de alta potencia en cámaras al vacío en las instalaciones de la empresa en Houston.
“El siguiente paso es la administración del motor VX200 en disparos de alta duración. Esto requiere adaptar las instalaciones del laboratorio, algo que se está realizando”, dijo José Castro, director científico de Ad Astra.
Una vez que las pruebas se completen, iniciará una línea de producción de motores clase VF-200 en uno o dos años más.
En el laboratorio de Liberia laboran 11 personas, todas costarricenses y provenientes de distintas regiones del país como Liberia, La Cruz, Tilarán, Upala, Aguas Zarcas, Desamparados, La Unión, Curridabat, San Francisco de Dos Ríos y Montes de Oca.
Su ubicación en Liberia responde a una visión sobre el potencial desarrollo de esta zona del país, que comprende más allá del tradicional desarrollo turístico de años recientes.
La presencia del aeropuerto internacional Daniel Oduber, así como la anuencia de la Universidad Earth para crear un parque tecnológico en sus terrenos, fueron determinantes para esta decisión, explicó Juan del Valle, director de operaciones de Ad Astra.
Sin embargo, los avances tecnológicos de Ad Astra Rocket no se limitan al motor de plasma, ya que lidera junto a Recope un proyecto para desarrollar estaciones de abastecimiento de hidrógeno como combustible para el transporte.
La planta de producción y almacenamiento de hidrógeno fue inaugurada y puesta en operación en diciembre pasado.
Durante el segundo semestre de este año se espera iniciar con la cuarta etapa del proyecto, donde se añadirán los módulos para la carga y operación de un vehículo eléctrico con gas hidrógeno como combustible. Esta etapa concluiría durante la primera mitad de 2016.
Un aerogenerador compacto de energía con cinco kilowatts de potencia, completamente desarrollado y manufacturado por la misma empresa, también se encuentra próximo a iniciar operaciones.
También, se trabaja desde 2011 junto con la empresa Cummins y la Universidad Earth en un generador eléctrico basado en la combustión de mezclas de biogás e hidrógeno.
Este proyecto tiene el potencial de proveer energía a instalaciones agroindustriales o turísticas a partir de sus desechos de materia orgánica, y podría eventualmente escalarse para complementar los generadores térmicos que actualmente operan con búnker o diesel.

Johnny Castro
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios