Acuerdo petrolero de OPEP: principales ganadores y perdedores
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

El acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo para recortar la producción pone fin a dos años de políticas de extracción a voluntad de Arabia Saudita que hundieron los precios del petróleo para alegría de los conductores de vehículos en Occidente y consternación de los banqueros centrales que procuran evitar una deflación. Con el cambio de posición surgirán nuevos ganadores y perdedores.

Sin embargo, la reacción en los mercados petroleros ha sido escasa. La OPEP no puede controlar el 60% de la producción mundial fuera de su organización y acuerdos anteriores fracasaron. UBS dijo que debido a las grandes reservas y a la incertidumbre respecto de si el acuerdo se mantendrá “no anticipa un fuerte aumento de los precios del petróleo”. Pronostica que el precio del Brent será de $52 por barril en el cuarto trimestre, por encima de los $46 anteriores a la reunión de Argel.

Los ganadores {l1}palabras_de_la_opep_alientan_a_inversores_alcistas_del_petroleo{/l1}

Productores petroleros con déficits: los altos precios del petróleo financiaron los programas sociales desde Venezuela hasta Arabia Saudita. Luego, cuando cayeron los precios, esos países mantuvieron subsidios y salarios que no podían permitirse pagar. Arabia Saudita tiene hoy el mayor déficit de presupuesto de las 20 principales economías mundiales, una de las principales razones que llevó el país a cambiar de posición. Irán es un ganador especial: ni siquiera tendrá que recortar su producción dado que sus exportaciones quedaron paralizadas por sanciones durante algunos de los años utilizados para calcular sus límites.

Productores que no pertenecen a la OPEP: países como Rusia y México verán subir los precios del petróleo aun cuando no forman parte del acuerdo para reducir la producción. Pero esa es la trampa: si no cooperan hasta cierto punto, perjudican el acuerdo y su propia renta petrolera.

Bancos centrales globales: el Banco de Japón y el Banco Central Europeo quieren impulsar la inflación para cumplir con sus metas, reducir deuda y contribuir a reactivar las economías afectadas por crisis financieras. Los precios bajos del petróleo han obstaculizado esos objetivos. Hasta en Estados Unidos, donde la inflación subió lentamente este año, la Reserva Federal tuvo que suspender los aumentos de las tasas de interés que tenía previstos.

Empresas de energía: los mercados bursátiles subieron encabezados por las empresas de energía. China Oilfield Services Ltd. trepó 11% en Hong Kong mientras que PetroChina, la mayor productora de petróleo y gas de Asia, alcanzó el nivel más alto desde mayo. En Europa, BP Plc tuvo un alza de 4%, Royal Dutch Shell avanzó 5,4% y la francesa Total SA subió 3,9%.

Productores de shale de Estados Unidos: todo depende de si el acuerdo desemboca en un incremento duradero de los precios. Uno de los objetivos de Arabia Saudita en los últimos años fue eliminar el de shale de Estados Unidos, que en un momento registró un auge de producción pero que tiene altos costos. En parte lo logró: miles de pozos están hoy inactivos. “Quizás no logremos el aumento que espera el shale estadounidense”, dijo a Bloomberg Radio Harry Tchilinguirian, jefe de estrategia de mercados de productos primarios de BNP Paribas en Londres.

Los perdedores

Compañías aéreas: los bajos precios del petróleo desempeñaron un papel muy importante en la mejora de los resultados financieros de las aerolíneas. El Índice Mundial de Aerolíneas de Bloomberg retrocedió un 0,3% hoy, con la declinación de 2,9% de Deutsche Lufthansa AG y de 2,3% de Ryanair Holdings Plc.

Conductores de vehículos: el galón (3,78 litros) de gasolina promedió $2,22 al consumidor esta semana en Estados Unidos, frente a casi $3,50 de hace dos años. En Francia, el litro de súper cuesta 1,30 euros ($1,46) aproximadamente, casi su nivel más bajo desde 2009 y por debajo de un pico de 1,70 euros en abril de 2002. Es inevitable que haya algún aumento, aunque depende de que el acuerdo perdure.



Ver comentarios