Acuerdo bananero con Europa fracasa
Enviar
Bloque rehusó firmar pacto logrado el domingo, tras fracaso de Ronda de Doha
Acuerdo bananero con Europa fracasa

• De momento se mantiene el arancel actual de 176 euros por tonelada de la fruta
• País espera que europeos se retracten, aunque comisario de Comercio de la UE afirmara que no hay “posibilidad real” de pactos en la OMC

Israel Aragón
[email protected]

El colapso de siete años de esfuerzos en la Ronda de Doha se trajo al suelo el acuerdo sobre el banano, entre la Unión Europea y Latinoamérica logrado el fin de semana.
Tras el anuncio de Pascal Lamy, dir
ector general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), confirmando el fracaso de la cita, la Unión Europea (UE) no quiso firmar el pacto alcanzado la madrugada del pasado domingo con los países de Latinoamérica para reducir el arancel europeo a la importación de banano.

Su argumento radica en que este acuerdo dependía de que existiera consenso en los demás temas comerciales para salvar la Ronda de Doha, que colapsó ayer durante el último día de negociaciones, y que ministros de 30 países mantenían en Ginebra Suiza.
Peter Mandelson, comisario de Comercio de la UE, fue muy claro al afirmar que tras “haberse roto las negociaciones de Doha para la liberalización comercial, la Unión Europea no firmará el acuerdo con América Latina para rebajar el arancel europeo al banano”.
Para Mandelson el litigio provocado por los 176 euros que la UE cobra a los productores latinoamericanos por vender su banano en ese continente es una parte de la negociación general.
“Esperábamos aprobarlo dentro de un acuerdo completo, con otros asuntos.... como el algodón”, dijo.
La Ronda de Doha, de la OMC, es una gran negociación emprendida en 2001 en Doha, capital de Qatar, y que afecta a los 153 países miembros de la organización multilateral.
Su objetivo es lograr una liberación del comercio mundial, para lo cual los países desarrollados, como Estados Unidos, Japón y Europa, deben reducir sus subsidios a la agricultura, mientras que las naciones en vías de desarrollo, como China, Brasil, Argentina e India, deben abrir sus mercados industriales.
Lamy sepultó ayer las esperanzas alimentadas durante nueve días de negociaciones con miras a lograr finalmente un acuerdo en todos los temas de la Ronda y de esa forma darla por concluida.
“Tras largas horas de neg
ociaciones intensas los ministros fallaron en su esfuerzo por lograr pactos en agricultura y productos industriales”, afirmó el director general de la OMC.
Una de las principales causas de desacuerdo fue el mecanismo de salvaguardia especial que podrían aplicar los países en vías de desarrollo, que les permitiría cancelar la importación de productos si estas exceden determinadas cantidades.
Sin embargo, los 11 países latinoamericanos que participaron en el acuerdo bananero consideran que este no dependía de lo que pasara en la Ronda de Doha.
“No tenemos duda de que es una negociación separada de Doha, aunque se diera en ese contexto, porque no involucra a los 153 países de la OMC”, dijo Amparo Pacheco, viceministra de Comercio Exterior.
Pacheco agregó que “con Ronda o sin Ronda Europa tenía que buscar una solución, porque están en la obligación de ponerse a derecho luego de que paneles de la OMC los condenaran. Quisiéramos pesar que cumplirán sus compromisos y esperamos que rectifiquen”.
Como estrategia para continuar la batalla, la Viceministra afirmó que seguirán insistiendo en que la UE cumpla sus obligaciones con la OMC, dejando como última opción el acuerdo de asociación, aunque se trabaje en él paralelamente,.
“La UE tendrá que reducir el arancel o, de lo contrario, es como si incumpliera un contrato”, declaró Ronald Saborío, embajador de Costa Rica ante la OMC.
Al respecto Pascal Lamy afirmó que se distanciará de la disputa. “Yo llevé a cabo una mediación, hay una sugerencia sobre la mesa y deben decidir si aceptan la propuesta o la modifican de común acuerdo”, dijo.

Ver comentarios