Arturo Jofré

Arturo Jofré

Enviar
Viernes 26 Noviembre, 2010


Actos corruptos II


Deseo compartir con los lectores los factores claves para enfrentar la corrupción, respaldados por eminentes investigadores de estos temas en el plano internacional. Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de cuidar que el país no se enferme y, cuando lo haga, actuar con remedios contundentes para evitar la propagación de estos males que pueden transformarse en una epidemia, como ya ha ocurrido con otros países. Ninguna sociedad está exenta de caer en este apocalíptico escenario.
¿Qué podemos aprender de la investigación realizada internacionalmente en relación a este tema? Voy a sintetizar los resultados más relevantes de investigadores como el citado Tanzi, el Dr. Andrés Solimano y Felipe del Solar, quienes han hecho importantes contribuciones tanto desde sus posiciones académicas como en el ejercicio de relevantes cargos en organismos internacionales. Aquí van las más significativas:

• Política de “tolerancia cero” a la corrupción de parte del gobierno en ejercicio. Todos los niveles de alta jerarquía deben dar el ejemplo y actuar de manera consecuente para que el que se salga del redil reciba un trato ejemplar que desanime cualquier intento de repetir estos actos por otros. El ejemplo, bueno o malo, contagia.

• Existencia de medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales debidamente informados e independientes, con capacidad de investigación y denuncia responsable.

• Instituciones administrativas, de control e instancias judiciales que funcionen eficazmente y de manera correcta para sancionar comportamientos inadecuados en el uso de activos del Estado e información privilegiada.

• Contar con mecanismos efectivos de transparencia referidos al acceso de información en el campo de licitaciones, concursos, decisiones y nombramientos en el sector público.

• Carrera funcionaria por mérito en el sector público y salarios adecuados. Esto es fácil decirlo, pero en la práctica es difícil aplicarlo, sin embargo, en el caso de Costa Rica, hay instituciones que han logrado avanzar en este campo, mientras que otras se han aclimatado a una cultura muy disfuncional. Tremendo desafío que se presenta en estas áreas.

• Una legislación clara y adecuada, procedimientos simples y con poca discrecionalidad, en todas las áreas posibles.

• La calidad de las instituciones de un país es la que explica el crecimiento. La corrupción incide, pero es porque debilita la capacidad institucional de un país.

Costa Rica tiene un sistema democrático estable que ayuda enormemente en la lucha contra estos males que, aunque inevitables, pueden ser reducidos a su mínima expresión, como lo han logrado aquellos países que aparecen en los mejores lugares de los índices de probidad en las mediciones internacionales. La posición del país en el contexto mundial nos da un aliento para avanzar con más fuerza.

Arturo Jofré
[email protected]