Logo La República

Miércoles, 14 de noviembre de 2018



INVERSIONISTA


Actividad agrícola y seguridad alimentaria

| Martes 16 septiembre, 2014



Actividad agrícola y seguridad alimentaria

A junio, el Índice Mensual de Actividad Económica del sector agropecuario tuvo una variación interanual de la “serie tendencia ciclo” del 6,78%, 2,6 puntos porcentuales por encima del IMAE general (4,15%).
En lo que va del año ha mantenido una tasa de crecimiento bastante positiva, no obstante, al desagregar los datos, se obtiene que gran parte de ese dinamismo ha estado explicado por los “productos exportables” (melón, banano, piña, flores y follajes) que creen en cerca del 10% y “granos básicos” (maíz, frijol y arroz), que venía creciendo a tasas superiores al 10% pero que en los últimos meses ha presentado una importante desaceleración, alcanzando en junio un crecimiento cercano al 4%.
Si se desagrega aún más la información, se observa que los cuatro productos exportables mencionados representan el 70% del total de exportaciones agrícolas del país y, que en el último año, las de piña (producto de mayor valor de las exportaciones agrícolas en lo que va de 2014) y melón han sido las más dinámicas, creciendo por encima del 15%.
Es decir, el crecimiento del sector agropecuario ha estado bastante concentrado, y otros de los productos agrícolas de exportación de mayor peso dentro de las exportaciones agrícolas totales, más bien han perdido dinamismo, como por ejemplo café oro que muestra un decrecimiento del 6,5%, banano -0,8%, plantas ornamentales -5%, follajes -7% y ñame -12,2%.
En cuanto al empleo, el resultado ha sido positivo, ya que según la Encuesta Continua de Empleo, en el último año se crearon 17.620 nuevos puestos en el sector agropecuario, la mayoría asalariados, solo unos 2 mil independientes. Este sector alberga cerca del 10% de los trabajadores del país, convirtiéndose en uno de los más importantes generadores de empleo.
Como vemos, la actividad agropecuaria se ha dinamizado, así como el empleo que genera; sin embargo, la concentración de la producción en pocos productos y pocos productores no permitirá una mejor distribución del ingreso ni una mejora en la calidad de vida de la población.
Asimismo, la sustitución de la producción de alimentos básicos por productos importados, hace que el país dependa cada vez más del exterior y sea más vulnerable a los vaivenes internacionales.
Es por ello que se requiere una política de seguridad alimentaria, que fomente la actividad agropecuaria tradicional y a las mipymes; de tal manera que contribuya con la generación de empleo y con la reducción de los índices de pobreza y desigualdad que tanto afectan a las zonas rurales de Costa Rica.

Roxana Morales
Economista
Coordinadora, Observatorio de la Coyuntura Economía y Social, UNA