Enviar
Acostumbrado a vencer

Alberto Lizano logró un juego perfecto en Panamá

Dinia Vargas
[email protected]

El bolichista Alberto Lizano y la delegación tica que participó en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de boliche, que se realizó en Panamá, regresaron al país cargados de medallas (tres de oro y una de plata).
Pero las preseas, siempre añoradas, no fueron lo mejor esta vez para el joven y prometedor bolichista nacional, pues también logró lo que él mismo llama la máxima aspiración de un bolichista, un juego perfecto.
Lizano, que anteriormente había participado en el Mundial de Boliche Sub 23, dijo: “Para mí haber podido asistir a ese mundial fue un sueño hecho realidad, aunque no me fue como yo quería, las pistas estaban muy complicadas, pero disfrute al máximo, hice lo que más me gusta y me sirvió demasiado para el torneo que acaba de pasar en Panamá”.
Lizano ocupó el puesto 33 en el mundial, pero lo que él no se imaginaba es que lo mejor estaba por venir.
“Poder realizar un juego perfecto es algo que me llena de orgullo y más cuando se logra en un torneo de este calibre, ya lo había hecho una vez aquí en el país, pero en esta ocasión fue más importante por el campeonato en el que estaba. Además, ganar la final de Master frente a un mexicano y ganar en equipo ju
nto con mis compañeros fue muy especial para mí por la competitividad que hay con ese país”, comentó Lizano, quien consiguió medalla de oro en Master, en Individual y en equipos, y medalla de plata en todo evento por equipos.
Para este bolichista haber logrado un juego perfecto no es presión, ya que tiene muy claro que son pocos los jugadores que pueden vivir esta experiencia.
“Un juego perfecto no es algo que se exige, porque en muy pocas situaciones se lanza, pero personalmente me llena de ansiedad para poder seguir y buscar tirar otro juego perfecto”, expresó.
Al mismo tiempo Lizano dice que haber logrado ese juego, es solo una parte de lo que experimentó en estos dos eventos.
“En esos campeonatos hay que saber manejar muy bien la presión y los nervios, ahí es donde tiene que prevalecer la concentración, a varios de mis compañeros de equipos les afectó la cantidad de público, tanta gente apoyando, el ruido que hacen. Yo por dicha, ya me he acostumbrado a eso, uno tiene que hacerse un mundo y olvidarse de quien está a la par, eso fue ideal cuando estaba cerca de conseguir el juego perfecto, solo me concentré y no me presioné, traté de olvidarme de todo, estudié el tiro como si fuera el primero o como si estuviera en una práctica”, explicó Lizano.
A este joven le queda mucho camino por delante y desde ya se prepara para el Panamericano juvenil que se realizará en setiembre, último evento de este nivel en el que puede competir por la edad, el cual quiere aprovechar al máximo. Después está el torneo de la Independencia en el Tenis Club, en donde desea defender su título; por último en octubre el torneo de la Raza, que Lizano sueña con ganar debido a que el año pasado estuvo cerca de acariciar la corona pero ocupó la segunda posición.
Ver comentarios