Enviar
Lunes 19 Noviembre, 2012

Refuto por absolutamente falsas, temerarias y malintencionadas las afi rmaciones o insinuaciones sobre que el resultado mayoritario de la Asamblea Legislativa, respecto de no reelegir al señor Magistrado Fernando Cruz, sea fruto de una maniobra mía.


Aclaración

Ante las afirmaciones e insinuaciones temerarias y falaces que han tratado de vincular mi nombre a la no reelección del Magistrado Fernando Cruz, quisiera manifestar lo siguiente:

1. La creación de la Sala Constitucional, mediante la respectiva reforma constitucional y el dictado de la Ley correspondiente, emitida durante la primera Administración Arias Sánchez —octubre de 1989—, que tengo como un inmenso honor haber firmado, es una gran conquista de la democracia y del Estado de Derecho en nuestro país, en la medida en que dio nueva y más vigorosa vigencia a las garantías y derechos fundamentales de los costarricenses.

2. Desde su creación y hasta el día de hoy, guardo absoluto respeto por las resoluciones de ese Alto Tribunal, así como por los jueces y juezas que lo han integrado. Particular mención hago del respeto que me merece la trayectoria del señor Magistrado Fernando Cruz.

3. Aunque en algunos casos pude haber discrepado de las resoluciones de ese Tribunal, siempre tuve presentes las palabras del Presidente Oscar Arias, en el sentido de que “las sentencias de la Sala se acatan, no se discuten”.

4. En consecuencia, refuto por absolutamente falsas, temerarias y malintencionadas las afirmaciones o insinuaciones sobre que el resultado mayoritario de la Asamblea Legislativa, respecto de no reelegir al señor Magistrado Fernando Cruz, sea fruto de una maniobra mía. Eso es absolutamente falso y solo podría explicarse semejante temeridad en un propósito de convertir en tema electoral una atribución privativa de las y los señores diputados.

RODRIGO ARIAS