Enviar
Acereros confirman pronósticos

La "Cortina de Acero" y Holmes dieron a Pittsburgh sexto título

Tampa, Florida, EEUU
EFE

Se confirmaron todos los pronósticos y la gran defensa de los Acereros, junto con las genialidades del mariscal de campo Ben Roethlisberger y el receptor profundo Santonio Holmes vencieron 27-23 a los Cardenales de Arizona en la 43 edición del Super Bowl para conseguir su sexto triunfo en la historia del equipo.
La jugada decisiva de Acereros se dio con 42 segundos para concluir el partido --como sucedió el año pasado con los Gigantes de Nueva York y los Patriotas de Nueva Inglaterra--, pero esta vez tuvo como protagonistas a Roettlisberger, que ganó su segundo Super Bowl, y Holmes, nombrado Jugador Mas Valioso (MVP) del juego.
Holmes concluyó el partido con nueve capturas y 131 yardas avanzadas por aire, una anotación y promedio de 14,6 yardas, siendo la más la más larga de 40.
La victoria permitió a los Acereros conseguir su sexto triunfo en siete participaciones en el Super Bowl, y el segundo en las últimas cuatro temporadas, que les convierte en la primera dinastía de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) con más títulos.
Junto a Holmes, el defensor del año James Harrison también había logrado la anotación con la interceptación y un retorno de 100 yardas para anotación la mayor en la historia de la NFL, el mariscal Roethlisberger también fue la gran estrella.
Roethlisberger completó 21 de 30 pases para 256 yardas, un envió de anotación y le interceptaron un balón.
Mientras que el receptor profundo Larry
Fitzgerald fue el mejor jugador en ataque de los Cardenales, que disputaron su primer Super Bowl en la historia del equipo, después de hacer siete capturas para 127 yardas y dos touchdowns".
Las acciones de Fitzgerald permitieron a los Cardenales remontar una desventaja de 13 puntos en el cuarto periodo para ponerse con parcial de 20-23, pero con tres minutos por jugarse surgieron las figuras de Holmes y Roethlisberger que le quitó el primer título a su equipo, el protagonismo y el título de MVP.
El mariscal de campo Kurt Warner, de 37 años, que disputó su tercer Super Bowl como profesional, con dos diferentes equipos, también brilló con una gran actuación después de completar 31 de 43 pases para 377 yardas, tres fueron de anotación y le interceptaron un balón.
Precisamente el mal lanzamiento que hizo al concluir la primera parte y que se lo interceptó Harrison iba también a marcar la historia del partido que estableció una nueva dinastía, la mejor de la NFL, con los Acereros.
Los Cardenales no saben lo que es ganar un título desde que se consagraron en 1947. Apenas disputaron 10 partidos de postemporada desde que se mudaron de Chicago a San Luis y luego terminaron en el desierto de Arizona hace 21 años, pero al menos ya se aseguraron todo el respeto de la liga y dejaron ser el hazme reír de la liga.
Ver comentarios