Enviar
Martes 27 Octubre, 2015

Acerca de una carretera

Supongo que moverse de Sabana Sur a Escazú, o a Pinares de Curridabat no conlleva el mismo esfuerzo que significa transitar en “horas pico” desde cualquier lugar del oeste de la Meseta Central a San José o viceversa. Solo así se puede explicar esta versión capitalina de una historia en la que los más perjudicados somos los otros.
En primer lugar, la anulada concesión de la carretera San José – San Ramón no solucionaba ningún problema, pues la carretera quedaba exactamente igual y lo único que realmente iba a cambiar era la cantidad de casetillas de peaje y los montos a cobrar, que en estos momentos sería de ¢4.320,00 en total.


Los vecinos de Occidente y todos los costarricenses nos opusimos a la concesión, cierto, pero también nos fajamos durante muchos meses a elaborar una propuesta innovadora y de eficacia, capaz de unir a todos los diputados, sin distinción de bandera política, en la aprobación de la ley. Veamos:

1. La carretera en concesión no sufría mejoras y se mantenía en 870 mil metros cuadrados de construcción. La nueva carretera tendrá 1.690.000 metros cuadrados. Por eso lideramos el no.
2. Arreglar el “Puente de la platina” no significa ningún avance si no se arregla todo el trayecto. Las presas comienzan en Grecia, no en la entrada a la capital. La nueva carretera construirá diez puentes nuevos, duplicando lo existente. Además 13 intercambios en las intersecciones, puentes peatonales y bahías para buses.
3. El peaje a pagar a OAS, por algo insuficiente, era de ¢4.320, en tanto que por el doble de carretera se pagará ¢2.817, por seis años y luego disminuirá paulatinamente.
4. El nuevo proyecto de ley de la República, aprobado POR UNANIMIDAD en la Asamblea Legislativa en tiempo récord, en solo nueve meses.
5. La carretera debería estar a las puertas de iniciarse su construcción. No se ha logrado porque el Ministerio de Obras Públicas y Transportes es enemigo del proyecto, igual que es enemigo del proyecto a Cartago. Esos plazos que hablan de 2017 o de 2019 son inventos del ministro Carlos Segnini y buscan desalentar a la población restándole credibilidad a un proyecto cuyo único pecado es no ser de su creación.
6. Este proyecto fue analizado y robustecido con el aporte de bancos estatales y privados, ministros y ex ministros de gobierno, universidades públicas, Cámaras de Comercio, Cooperativas de Ahorro y Crédito y decenas de instancias especializadas. Lo que lo convirtió en el proyecto más analizado de la historia de este país.
7. El proyecto, a petición del gobierno de Laura Chinchilla y en un proceso coordinado por Roberto Gallardo, ministro de Planificación, fue fortalecido y avalado por la participación intensa de las instituciones y organizaciones más creíbles del país en materia de infraestructura, finanzas y temas jurídicos: Lanamme-UCR, Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos, Escuela de Ingeniería Civil-UCR, Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas-UCR, MOPT, Conavi y numerosos expertos. Con esta propuesta lideramos también el sí.

Si don Carlos Denton quisiera decir verdad, analizaría las razones que tiene el ministro Carlos Segnini para atrasar injustificadamente el proyecto, en vez de usar esa falacias del jerarca para atacar un proyecto ciudadano.

Paul Brenes Cambronero