Enviar
Martes 15 Octubre, 2013

Acerca de dinero para bonos de vivienda

En relación con la publicación de La Machaca del 11 de este mes, bajo el título Incompetencia me permito aclarar a los lectores lo siguiente:

1-  No se perderán ¢6.500 millones destinados a emitir bonos de vivienda, para dar casa a 1.000 familias.
2-  Dicho monto se menciona en noticias periodísticas publicadas a partir de un informe de la Fundación Promotora de Vivienda (FUPROVI) presentado a la prensa, y se refiere a una parte del presupuesto del año 2012, presupuesto que fue invertido en su totalidad por el BANHVI.
3-  Esos ¢6.500 millones fueron emitidos en el 2012 tal como se presupuestaron, es decir se aprobaron los bonos para las familias necesitadas.
La formalización de los casos (aproximadamente 1.000) se hizo entre los meses de enero y febrero de 2013 y las viviendas respectivas ya están construidas en su totalidad, por lo que no hay pérdida alguna.
4- El informe de FUPROVI citado lo que menciona es que en el año 2012 se formalizaron aproximadamente 1.000 bonos de vivienda menos que en el 2011. Esta situación se debe al procedimiento que se sigue para aprobación y formalización de bonos, y la cifra de formalización con la que se concluye a diciembre de 2012, bajó fundamentalmente por atrasos en los tiempos que se tarda en las municipalidades en dar los permisos de construcción y a la entrada en vigencia de nuevas normas técnicas contenidas en el Código Eléctrico.
5 - Cabe recordar que el bono de vivienda lleva un proceso que incluye aprobación por parte de las entidades autorizadas (mutuales, bancos, cooperativas), emisión (o aprobación) por parte del BANHVI y formalización en escritura pública (firma de los beneficiarios), paso este último, para el cual es indispensable el permiso de construcción.
6 - Este proceso sin embargo, en ningún caso implica que se hayan perdido recursos del bono. El BANHVI, en el año mencionado, comprometió el 100% de los recursos presupuestados para bono familiar de vivienda. Si los bonos se aprueban en noviembre o diciembre, las familias los pueden formalizar en enero y febrero del año siguiente, y luego construir, tal como ocurrió en este caso.

Juan de Dios Rojas Cascante
Gerente General a.i.
Banco Hipotecario de la Vivienda