Aceptan solución de Merkel para refugiados
Un informe de la UE que se dio a conocer el jueves señaló que la cantidad de personas que buscan asilo que ingresarán al bloque entre este año y 2017 podría ascender a 3 millones.Bloomberg/La República
Enviar

La canciller Angela Merkel consiguió que los socios de su coalición acordaran establecer centros de procesamiento de migrantes en Alemania, lo que mitigó la discordia en momentos en que Merkel busca soluciones regionales a la crisis de refugiados de Europa con países como Turquía.

Se crearán entre tres y cinco “centros de recepción”, entre ellos dos en Baviera —donde miles de personas ingresan a diario—, a los efectos de acelerar el proceso de solicitudes de personas de los llamados países de origen seguros, como Albania y Serbia.
Los migrantes enfrentarán restricciones de residencia, seguidas de una deportación más rápida.
“Queremos reducir el ingreso desordenado. Buscamos establecer una metodología legal”, dijo el viernes Peter Altmaier, el jefe de Gabinete de Merkel, ante la cámara alta del parlamento alemán en Berlín.
“Eso nos permite abrigar esperanzas de que tendremos la oportunidad de llegar a un gran consenso para abordar el tema en los próximos meses”.
El primer ministro bávaro, Horst Seehofer, que lideró una rebelión política contra Merkel en las últimas semanas, elogió el plan, que calificó de acuerdo para reducir el flujo de ingresos.
Al frustrar una rebelión entre aliados descontentos con su política de puertas abiertas, Merkel tiene ahora la oportunidad de desplazar el centro de interés a las medidas para asegurar las fronteras externas de la Unión Europea.
Un informe de la UE que se dio a conocer el jueves señaló que la cantidad de personas que buscan asilo que ingresarán al bloque entre este año y 2017 podría ascender a 3 millones.
“Hemos finalizado esa etapa de la discusión y ahora tenemos por delante mucho trabajo”, declaró Merkel a la prensa en Berlín junto a los líderes de los partidos de su coalición, Sigmar Gabriel, que dirige el Partido Socialdemócrata, y Seehofer, uno de sus principales críticos.
A pesar de que Gabriel señala que se estima que 1 millón de refugiados podría entrar a Alemania este año, Merkel insiste en que su país tiene la obligación legal y moral de dar refugio a quienes huyen de la guerra y la opresión, al tiempo que exige que se devuelva a su país de origen a quienes no califiquen para el otorgamiento de asilo.
Seehofer había amenazado con actuar de forma unilateral si el gobierno de Merkel no tomaba medidas para detener el flujo de ingresos a través de la frontera con Austria. La mayor parte huye de la guerra civil en Siria, mientras que muchos otros llegan de Irak y Afganistán por el oeste de los Balcanes.
El enfrentamiento político, el peor de la tercera gestión de Merkel, que hizo surgir especulaciones sobre su futuro, acosa a la canciller alemana en momentos en que mantiene conversaciones con Turquía para asegurar su frontera con Grecia y busca imponerse a los estados de Europa del este, que rechazan un sistema de distribución en la UE.
Los líderes de la coalición también acordaron establecer un sistema nacional de registro de solicitantes de asilo que debería aprobar el parlamento este año.


 


 



Ver comentarios