Enviar

Cada familia donde existe uno o más desempleados es un ambiente en el que no reinan precisamente la seguridad ni la confianza tan necesaria para la reactivación de la economía

Acciones para mejorar el empleo

Desde setiembre de 2008 se han perdido unos 49 mil puestos de trabajo en el país, según reportes de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS). Y este desmejoramiento en la capacidad de contratación ocurrió principalmente en la empresa privada, que estaría algo agotada como gran empleador, según los datos publicados por este medio ayer.

La información proviene de las cifras que incluyen tanto al sector privado como al público y a los trabajadores independientes que contribuyen a la CCSS. No obstante, aunque no constituyan la totalidad de los desempleados, si se toman los datos como un muestreo, estos son representativos de lo que ocurre en el país.

La crisis parece haber repercutido más en el sector privado —principalmente en el exportador y en el de manufactura— que en el público.

Siendo el empleo un indicador estructural, su caída significa una baja también en muchos otros aspectos que llevan a la pérdida de confianza.

Por esto la situación debería ser atendida con medidas inmediatas. Los planes anunciados no han sido significativos ni han dado los resultados necesarios. Las proyecciones a la fecha indican que la situación del desempleo podría empeorar aún más.

Si bien en los ámbitos internacional y nacional la crisis da señales frágiles de recuperación, Costa Rica no saldrá de la coyuntura hasta tanto no logre incrementar el empleo y esta es una tarea pendiente aún, a pesar del tiempo que llevamos de saber que es necesario tomar previsiones en ese sentido. Se requieren medidas concretas cuyos resultados se reflejen a corto plazo en un aumento del empleo. Solo esto devolverá la confianza y retornará a los costarricenses el grado de esperanza que les caracteriza.

Cada familia donde existe uno o más desempleados, es un ambiente en el que no reinan precisamente la seguridad ni la confianza tan necesaria para la reactivación de la economía y en general para la salud de la nación. En cada uno de esos hogares se esperan medidas que les signifiquen una posibilidad de volver a contar con empleo. Pero el panorama para ellos hasta ahora no ha sido positivo.
Ver comentarios