Silvia Castro Montero

Silvia Castro Montero

Enviar
Lunes 2 Noviembre, 2015

El proyecto de la diputada Campbell es la iniciativa más importante que el país puede emprender para mejorar la calidad y la equidad en educación superior estatal en Costa Rica

Acción afirmativa en educación superior

Recientemente presentó la diputada Epsy Campbell un primer avance del proyecto de ley de cuotas para estudiantes de colegios públicos en las universidades públicas.
Su iniciativa pretende reservar plazas en los procesos de admisión del TEC, UCR, UNA y UTN a los diez primeros promedios de cada institución de educación secundaria pública, con el propósito de beneficiar a 7 mil alumnos en todo el país.
El 50% de esas vacantes estarían asignadas a estudiantes de colegios en zonas rurales y urbano marginales, así como para estudiantes afrodescendientes e indígenas, en representación equitativa según señale el Instituto Nacional de Estadística y Censos.
Una acción similar emprendió el Estado de California en su Plan Maestro. Según el Plan, a 12,5% de los graduandos con mejor rendimiento académico de todos los colegios se les garantizaría una plaza en el campus de la Universidad de California (Los Ángeles o Berkeley, por ejemplo), subsidiada por el Estado. El mejor 33,3% podría ingresar al sistema de universidades estatales de California.
Las parauniversitarias recibirían al resto de los estudiantes, que cursarían sus primeros dos años de estudios universitarios en estas instituciones, por ser de menor costo para el erario público. Una vez que concluyeran, se les garantizaría cupo, según sus promedios, a la Universidad de California o California State, para proseguir con los últimos dos años de estudios.
El Plan, aprobado en 1960, cumplía dos propósitos fundamentales: ofrecer cobertura al 100% de la población universitaria, indistintamente de sus posibilidades económicas, así como diferenciar la función de las instituciones de educación superior públicas, para que todas buscaran excelencia en sus ámbitos de acción, sin desperdiciar recursos públicos, al duplicar esfuerzos. Además reconocía el papel vital que desempeñaban las instituciones de educación superior privadas y las articulaba dentro de un solo sistema universitario coherente.
El Plan mejoró la eficiencia de todo el sistema educativo y produjo un gran número de graduados a un costo menor por estudiante. Además, fortaleció el prestigio de las universidades estatales en California e impulsó el desarrollo económico y la inversión tecnológica en Silicon Valley y las industrias biotecnológicas y farmacéuticas.
Las contribuciones del sistema universitario público a la economía equivalen al 1,8% del Producto Interno Bruto de California.
El proyecto de la diputada Campbell es la iniciativa más importante que el país puede emprender para mejorar la calidad y la equidad en educación superior estatal en Costa Rica.
Es una propuesta que premia el desempeño académico, pero además atiende las realidades socioeconómicas de las poblaciones más vulnerables de nuestro país.

Silvia Castro

Rectora de Ulacit