Enviar
Accidentado sprint

La tercera etapa de Giro de Italia pasó de tener un cierre de fotofinish a ciclistas andando por los suelos.
Apuntaba el británico Mark Cavendish a su común sprint, donde pocos le pueden hacer competencia, pero por ahí también asomaba el actual líder, el estadounidense Taylor Phinney, que parecía dispuesto a ponerle pelea.
En ese cierre apareció por sorpresa el italiano Roberto Ferrari para convertirse en protagonista, pero no por su gran velocidad a la hora de buscar la meta, sino por atravesarse en el camino de los demás y provocar el primer gran accidente del Giro.
Al suelo fue a dar Phinney, uno de los más afectados, que terminó con diversas heridas en una pierna y un corte en un tobillo, por lo que fue trasladado a un hospital para ser examinado.
Se unió Cavendish, quien sin lesiones de consideración, se levantó del suelo, tomó su bicicleta se la puso en el hombro y entró en la meta caminando.
“¡Uff! Chocar a 75 por hora no es agradable, ni tampoco contemplar la maniobra de Roberto Ferrari. Debería avergonzarse de haber derribado a los maglia rosa (Phinney), roja y la de campeón del mundo (hablando de él mismo)”, comentó Cavendish sobre el accidente, y luego pidió la expulsión de Ferrari de la competencia.
El triunfo sería para el australiano Matthew Goss (GreenEdge) al batir al argentino Juan José Haedo y el costarricense Andrey Amador llegó en el sitio 112, pero con el mismo lote que el ganador.
La etapa de ayer, con salida y llegada en la localidad danesa de Horsens, de 190 kilómetros, animaba para que los competidores apostaran a la escapada, que se hizo realidad en el kilómetro 126, entre ellos el español Miguel Mínguez (Euskaltel) y Ramunas Navardauskas (Garmin), Reto Hollenstein (NetApp), Alfredo Balloni (Farnese), Martijn Keizer (Vacansoleil) y Mads Christensen (Saxo Bank), aventura que murió a 25 kilómetros de meta.
Neutralizada la fuga lo intentó por segundo día consecutivo el
danés Lars Bak, que pretendía lucirse cerca de casa, pero el Sky de Mark Cavendish no se lo consintió.
Con la etapa sentenciada al sprint llegó el accidente con Goss, de 25 años, ganador de la Milán Sanremo 2011, invirtió en el trayecto un tiempo de 4h.20:52.
A pesar del accidente, Phinney mantiene el primer lugar y Amador se ubica actualmente en el sitio 88 con 9:25:24.
Hoy los ciclistas tendrán libre.

Consulta: EFE y El País
Dinia Vargas
[email protected]



Ver comentarios