Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



FORO DE LECTORES


Acceso a una vivienda digna: un compromiso solidario

| Viernes 24 febrero, 2012


Acceso a una vivienda digna: un compromiso solidario

El déficit de viviendas en Costa Rica ha sido un tema socio-económico de gran relevancia en la mayoría de los gobiernos.
Según el Informe 2009 sobre el Estado de la Vivienda y el Desarrollo Humano, publicado por la Fundación Promotora de Vivienda, en los últimos años la cantidad de hogares creció más rápido que el número de casas disponibles, con una necesidad en el país de 187 mil viviendas. Esta cantidad no incluye los inmuebles en malas condiciones.
El acceso a una vivienda digna tiene un papel de gran importancia en el estado de bienestar de una nación, pero no ha sido tarea fácil hacerlo realidad, debido principalmente, a los precios de los inmuebles, el incremento en costos de los materiales de construcción, poca diversidad de oferta crediticia, a pesar de su abundancia, y a que él concepto no se limita a la construcción de cuatro paredes y un techo, ya que se debe tomar en consideración su ubicación en barrios dotados de servicios urbanos, accesibles y con espacios intermedios de relación que permita la comunicación vecinal, donde se pueda vivir con seguridad, paz y dignidad, según lo que describe como “vivienda digna” el Comité de Derechos Urbanos de Naciones Unidas.
El financiamiento para vivienda es doblemente ventajoso para todas las partes involucradas. Visto desde el aspecto económico, se puede afirmar que es un crédito rentable, con un nivel de riesgo balanceado ya que al crecer con una cartera bastante atomizada se diluye el riesgo en muchos clientes, y en el caso de aparecer una operación fallida la pérdida esperada no impacta tanto las utilidades del Banco como sí ocurriría con un crédito de alto valor.
Desde el aspecto social, impulsa la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, a través de un incremento de los bienes con los que puede cubrir sus necesidades básicas y complementarias, lo cual implica apoyar no solo el desarrollo nacional sino además satisfacer una necesidad básica universal del ser humano, que es el derecho a una vivienda digna.
En los últimos 18 meses, hemos observado una mejoría sustancial en la oferta crediticia de los bancos y mutuales, que se refleja en plazos más amplios, hasta 30 años, la utilización de tasas escalonadas y tasas fijas por plazos importantes y la flexibilización de comisiones y otros trámites, lo cual unido a una creciente oferta de opciones inmobiliarias ha venido a dinamizar la colación de crédito para vivienda. En el caso del BCR el año pasado creció en este rubro un 38%, siendo la actividad con mayor empuje.
El año pasado, un grupo de entidades bancarias estatales, destinaron en conjunto aproximadamente ¢400 mil millones al sector vivienda, colocados por medio de programas dirigidos a diferentes estratos sociales. Para este año, el Banco de Costa Rica seguirá apoyando el crédito de vivienda con diferentes productos que permitirán la disponibilidad de financiamiento para todas las necesidades y estratos sociales.
Más que un objetivo de negocios, el acceso a una vivienda digna continuará siendo en 2012 para el BCR una acción solidaria que permitirá impulsar el desarrollo social, la competitividad y la sostenibilidad de Costa Rica.

Mario Rivera Turcios
Gerente general Banco de Costa Rica