Abelino: “No entiendo por qué la gente está molesta conmigo”
“Recordemos que él es un diputado cercano al Presidente. Vamos a ver qué pasa de ahora en adelante. De repente, Dios nos iluminó de esta forma para llegar a un consenso”.Esteban Monge/La República
Enviar

Legislador cristiano que cedió su puesto a Víctor Morales en debate sobre presupuesto se defiende

Abelino: “No entiendo por qué la gente está molesta conmigo”

Niega rotundamente haber negociado un trabajo para su hijo a cambio de los intereses del gobierno

El ojo de la tormenta no termina de pasar por la oficina de Abelino Esquivel, diputado de Renovación Costarricense.

201409292227350.n33.jpg
En los cinco meses en que ha fungido como legislador, ese congresista cristiano había pasado inadvertido entre sus compañeros.

Sin embargo, desde el fin de semana pasado acapara los reflectores de la prensa y es motivo de comentarios de la opinión pública. Esto, gracias a una supuesta negociación política que él niega rotundamente.
“Mezquinos”, así llama el legislador a quienes creen que él cedió su lugar a Víctor Morales, en la subcomisión de hacendarios, a cambio de un trabajo de chofer para su hijo en Casa Presidencial.
Por otra parte, Esquivel cree que su sustitución por Morales en dicho foro legislativo puede ser parte de un plan divino para buscar un recorte de consenso entre los diputados en torno al presupuesto.
“Recordemos que don Víctor es un diputado cercano al Presidente, de repente Dios nos iluminó de esta forma”, indica Esquivel.

Una situación abrupta en la última semana lo ha colocado en los reflectores de la prensa y la opinión pública, ¿es esa la mejor forma de darse a conocer como diputado?
(Risas...) Absolutamente no. Lo que no se ha dicho es que yo tenía compromisos previos, tanto personales como laborales, pues la comisión de turismo sesionó en Limón este fin de semana, además de otras actividades en mi provincia.

¿Negoció usted un puesto para su hijo con Casa Presidencial a cambio de cederle su lugar a Víctor Morales en la subcomisión de hacendarios?
Por supuesto que no. Lo que más me preocupa es que la gente es muy ingrata porque juzga sin conocer el fondo de las cosas. ¿Qué tal si Víctor Morales más bien contribuye a buscar un acuerdo político con todos los partidos tras estar en la subcomisión de hacendarios y hacer una lectura política? Recordemos que él es un diputado cercano al Presidente. Vamos a ver qué pasa de ahora en adelante. De repente Dios nos iluminó de esta forma.

¿Por qué no le cedió el espacio a otro legislador con una mayor afinidad cristiana?
Lo intentamos, pero ninguno de los compañeros a los que pregunté podía sustituirme. Al final, pensamos que Morales era la mejor opción, porque él maneja una posición cercana a la nuestra. Renovación Costarricense apoya un recorte, pero un recorte que sea pensando y bien estudiado.

En redes sociales se le acusa a usted y a Renovación Costarricense de ser un partido vendido, que negocia temas políticos, con asuntos personales, ¿qué opina?
No se vale que gente con mente mezquina quiera relacionar un asunto político con el trabajo de un muchacho humilde, que se lo ganó en buena lid, concursando en Casa Presidencial para obtener un trabajito.
Lo que no sabe la prensa y la gente es que mi hijo viene de un cantón pobre, con un sueño de venir a estudiar y tener un trabajito como todos los costarricenses.

Como diputado usted fue electo para legislar para todos los costarricenses, ¿qué le diría usted a una persona que en estos momentos ya tiene dos años de buscar trabajo y que no logra encontrar una fuente de empleo y que cree que usted le ayudó a su hijo a meterse en la Casa Presidencial?
Lo primero que tendría que decirle a esa persona es que no existe relación, entre una cosa y la otra. Por otra parte, le aconsejaría a esa persona que sea perseverante, que en algún momento Dios le dará la fuente de empleo que busca.

¿Su hijo colaboró en campaña con el Presidente?
No, él solo aprovechó los movimientos que se dieron con el cambio de gobierno, metió los papeles y fue seleccionado en un proceso transparente. En campaña, mi hijo trabajó conmigo como mi chofer.

¿Tiene la gente razón de estar molesta con usted?
Vuelvo a repetir, no entiendo por qué la gente está molesta conmigo, porque no ha habido ninguna negociación, ni favor político, ni mediación mía, para que él consiguiera el trabajo. Recordemos que mi hijo consiguió el trabajo en junio y que es hasta setiembre que empezamos a ver el presupuesto del gobierno. (Risas)....

Usted es un hombre de fe y sabe que entre cielo y tierra no hay nada oculto, ¿negoció algo con el gobierno por ceder su espacio en la subcomisión de hacendarios, como el bloqueo de la fertilización in vitro o la ley para los derechos civiles de las personas del mismo sexo?
No me preocupa. Lo que se dio a conocer con mi hijo no era ningún secreto, nunca lo escondimos, no ha habido nada de por medio.

¿Vale la pena el costo político que está enfrentando?
Eso solo Dios lo sabe. Sin embargo, viendo el asunto en retrospectiva y sabiendo que existe la posibilidad de una moción consensuada, creo que pudo haber valido la pena, pues el diputado que me sustituyó, Víctor Morales, es un diputado que promueve el diálogo y que de seguro midió el ambiente en la subcomisión de hacendarios y terminó recomendándole al Gobierno negociar en este tema.

¿Afecta este episodio la imagen de Renovación Costarricense?
Todo lo contrario, cuando se conozca la verdad, la gente se enterará de que no hay detrás de este escenario nada oscuro, ¿qué tal si prospera ese recorte de consenso? Eso implicaría que Dios nos usó de instrumento.

¿En qué se diferencia usted de Justo Orozco?
Somos la nueva generación de Renovación Costarricense. Don Justo fue un pionero que entró en esta jungla llamada política y abrió brecha, pero ahora nosotros venimos con una visión más amplia, en grandes temas nacionales.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

 


Ver comentarios