A lavarse la cara
Enviar

A lavarse la cara

Con una nueva generación, Francia buscará enterrar el mal papel en Sudáfrica

Después de cruzar una complicada eliminatoria, donde obtuvo el boleto por medio del repechaje ante Ucrania, Francia salió favorecida por el sorteo.
En este grupo E que conforman junto con Suiza, Ecuador y Honduras, su primer rival; los “Blues” por historia, nombre y plantel son más que favoritos.

201406052207500.a22.jpg
Francia llega al Mundial de Brasil 2014 con las esperanzas puestas en una nueva generación de futbolistas que hagan olvidar las últimas decepciones del combinado francés, escándalos incluidos, que protagonizaron hace cuatro años, cuando el Mundial terminó siendo un desastre.
Precisamente ese campeonato fue el fin de una generación que, años antes, le había dado a Francia la Copa del Mundo en su propio país en 1998.
Ahora llega el turno de los Karim Benzema, Raphael Varane, Paul Pogba y compañía, quienes liderados por Franck Ribéry, serán un duro escollo para la mayoría de las selecciones si logran superar sus problemas de irregularidad.
Gran parte de las oportunidades de Francia pasan precisamente por Ribéry, quien ha tenido algunos problemas de espalda y hasta en algunos medios se ha dicho que podría perderse el Mundial.
Aun así su entrenador Didier Deschamps asegura que lo esperará hasta el final. “No hay una fecha límite para Franck Ribéry, aunque sí un objetivo (llegar al amistoso de este domingo ante Jamaica)”.
No obstante, si el centrocampista del Bayern llega bien y rinden como se espera, Francia puede tener opciones de pelear por hacer historia.
Ahí también aparece Benzema como uno de los hombres claves, los galos necesitan de su olfato goleador, el que disminuye cuando se pone la camisa azul tanto que en ocasiones se ha visto relegado al banquillo a favor de Olivier Giroud.
Si el delantero del Real Madrid, que también tuvo unos problemas físicos en el cierre, logra engancharse puede ser una de las grandes esperanzas francesas.
Francia jugará su Copa Mundial número 14, todavía con el recuerdo dorado de lo sucedido en 1998 cuando besó la gloria.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR


 

Ver comentarios