Enviar
Sábado 15 Septiembre, 2007

A favor del usuario y el ambiente

Los costarricenses vivimos en abril y mayo de este año, por primera vez, una crisis eléctrica, causante de apagones y racionamiento. Los costos para el país fueron enormes, no solo en la molestia y las pérdidas para los usuarios de este servicio, sino también en la confianza para atraer inversiones.
En agosto la ARESEP anunció un plan que pretende aumentar el precio de la electricidad dos veces al año (enero y junio), a partir de 2008, como un modo de compensar al ICE por la compra de combustibles para generar energía; eso significa que las tarifas serán más caras en la época de verano, cuando hay menos agua en embalses y ríos, hecho que obliga a encender turbinas eléctricas movidas por diésel o búnker y lo peor del caso es que estos incrementos por compra de combustibles serían independientes de los ajustes ordinarios que solicita el ICE para compensar variaciones en sus otros gastos.
Por ello, el Movimiento Libertario propuso un proyecto de ley, que elimine el impuesto al diésel para la producción de energía; esto significará un ahorro de ¢10 mil millones en los bolsillos de los costarricenses.
El país dedica nada menos que el 17% de los ingresos por exportaciones en pagar la factura petrolera, que para 2000 fue de más de ¢247 mil millones, según datos suministrados por el Instituto Costarricense de Electricidad.
Cada niño o niña, joven o adulto paga ¢62 mil al año por el combustible tenga o no tenga automóvil porque la factura petrolera se divide entre los 4 millones de habitantes.
Por otra parte, el Movimiento Libertario presentó una alternativa viable y acorde con el medio ambiente, una propuesta que pretende utilizar la biomasa (que se obtiene naturalmente; de recursos generados en las actividades agrícolas, agroindustriales o forestales; de las aguas residuales, ya sean urbanas o industriales y también de los residuos ganaderos; de cultivos realizados tanto en terrenos agrícolas como forestales) para la generación de electricidad, abriéndonos una ventana de oportunidades inimaginables, para que Costa Rica no solo produzca su propia electricidad sin depender de otros países y factores (como el petróleo), sino que contribuya con mejorar el ambiente.
Esto, sin duda, es parte de un Plan Nacional que la Fracción Parlamentaria y el Partido del Movimiento Libertario presenta a los costarricenses para establecer estrategias serias, para la obtención de electricidad en armonía con el ambiente.

Luis Barrantes Castro
Cédula 2-433-182
Jefe Fracción Movimiento Libertario