Enviar
A cimbrar los aros
Vuelve la NBA, tarde pero segura; más concentrada y llena de emociones y hasta de polémica

Clásico…, tras la tormenta llegó la calma, y tras la calma se viene la acción; las discusiones quedan atrás y la temporada es lo que ahora importa; será corta, de 66 partidos, pero no menos emocionante; son muchos los detalles por ver, pero es el momento de espiar qué pasa en el mejor baloncesto del mundo que arranca como un inusual regalo de Navidad, el próximo domingo 25 de diciembre.
Si algo dejó el conflicto jugadores-patronal, fue carreras para los equipos, por lo que prepararse y armarse para algunos se ha dado a golpe de tambor.
A pocas horas de que se inicie la acción, hay muchas cosas que están dando qué hablar, conozcamos algunas.
Los Angeles Clippers no solo se quedaron a final de cuentas con Chris Paul (considerado el mejor base de la NBA), que era pretendido por los Lakers, sino que para poner más sal en la herida les acaban de dar una tunda (95-114), que definitivamente amargó el arranque de Kobe Bryant y compañía, en momentos en que las cosas no están muy bien a lo interno de este equipo.
Paul no pudo ser traspasado a los Lakers debido al veto que impuso el comisionado de la NBA, David Stern, lo que enfureció al legendario dueño de los Lakers, Jerry Buss, quien no descansará hasta buscarse un par de estrellas que mantengan a su equipo dentro de los favoritos reales de la NBA.
Los Angeles Lakers querían armar el “superequipo”, llevando a Paul y detrás metiendo a Dwight Howard, pero la tortilla se volteó. No solo no concretaron la llegada de Paul, sino que hicieron partir a Lamar Odom, en lo que pareciese una pésima decisión de la dirigencia y también tienen a Pau Gasol en la puerta de salida, lo que ha obligado al referente del equipo, Kobe Bryant, a levantar la voz para reclamar por qué están desmembrando al equipo.
Con respecto a los campeones, los Dallas Mavericks han visto partir al centro Tyson Chandler, que se fue a los Knicks y al base José Juan Barea, quien ahora está con los Bucks, aparte del retiro del serbio Peja Stojakovic. No obstante, por otro lado llegó Odom y también suma el escolta Vince Cartes y están tratando de finiquitar a Howard, que, de concretarse, le daría poder de renovación de título a Dallas.
“Sin Tyson Chandler, la llegada de Odom va a permitirnos formar uno de los mejores ataques de la liga cuando se una a Dirk Nowitzki y Shawn Marion”, dijo Rick Carlisle, entrenador de los actuales campeones.
El nombre más caliente de la NBA en estos momentos es precisamente el de Howard, todos lo quieren y hasta Orlando dice no estar dispuesto a dárselo a nadie, pero negocios son negocios y si estos se dan habrá un traspaso.
Con respecto a favoritos las apuestas siguen apuntando a Miami de Lebron James y que mantiene a sus principales estrellas formando el trío letal con Chris Bosh y Dwyane Wade. Ya quedó claro que Pat Riley, actual presidente, no tomará las riendas de la dirección del equipo, como se había rumorado, y prefiere seguir confiando en Erik Spoelstra.
Para observar están los sorprendentes Bulls de Rose, y aunque se dice que requieren otro francotirador para quitarle algo de carga a Derrick, lo cierto es que tienen mucho talento joven en sus filas que deben aprovechar antes de que se conviertan en agentes libres jugadores, como Taj Gibson y Omer Asik.
Para los Boston Celtics la partida de Shaq y lo envejecido del quinteto, le imponen renovación pero además llega la mala noticia de que su alero Jeff Green (25 años de edad) tendrá que pasar por el quirófano para ser operado de un aneurisma aórtico. Lo bueno es que los doctores pronosticaron que podrá jugar sin problemas en la próxima temporada.
De Nueva York llegan noticias, los Knicks de Carmelo Anthony también movieron sus fichas y tras llevar al equipo a Tyson Chandler anunciaron esta semana la llegada del veterano Baron Davis, quien no podrá ser del arranque por una lesión que arrastra.
Baron, de 32 años de edad y 12 temporadas, padece de una lesión en la espalda y tuvo un promedio la temporada pasada de 13,1 puntos y 6,7 asistencias en representación de los Clippers y los Cavaliers.
Todo está a punto. La acción está garantizada; los pleitos (como dijo Obama) entre millonarios y multimillonarios, quedaron atrás y ahora solo toma relevancia lo que suceda en el rectángulo; cuando cimbran los aros, mueren las palabras.

Fuentes consultadas: NBA.com, ESPNDeportes y EFE
Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios