Enviar
A una lucha desigual

Henry Raabe, gladiador solitario ante poderosos sextetos

Luis Rojas
[email protected]

Henry Raabe no se imagina cómo será el día de su participación en la Olimpiada en China; no porque no lo desee y añore, sino porque sabe que será durísimo para un ciclista en solitario tratar de destacar ante equipos completos y aparte de eso, de elite mundial.
“Me lo imagino horrible, bastante duro y ante eso a uno lo único que le queda es ser positivo y hacer conciencia de que lo importante es estar ahí, presente”.
El tico, al que intentaron inscribirlo en la contrarreloj, donde hubiese tenido más oportunidad, puesto que es una lucha individual contra el tiempo, correrá únicamente la ruta, en una prueba de 245 kilómetros. Ante esta circu
nstancia, lo único que le queda es tratar de no quedarse rezagado e ir con el grupo, y si tiene suerte y piernas, con los punteros.
“Habrá que ver cómo se mueve el grupo, pero será bastante difícil y complicado, sobre todo que hay muchos intereses de por medio, debido a las medallas y ciclistas de mucho nombre mundial”.
Otro problema para Raabe es que aparte de estar solo dentro de la competencia, no podrá llevar a su entrenador y su única compañía será el mecánico Robert Gregorio. Debido a los costos económicos, hubo que decidir si enviar a Gregorio o al técnico Albin Brenes, quien a la postre sacrificó su plaza para que fuese el mecánico.
“El (Gregorio) es más indispensable que yo, porque estamos hablando de un deportista y una máquina y si esta se descompone, solo Robert los puede sacar del apuro”, dijo Brenes, quien señaló que este mecánico es el mismo que acompañó a su hermano Andrés en las Olimpiadas de Atlanta 2006, en las que ocupó un honroso sexto lugar.
Con respecto a lo que hará Raabe en la olimpiada, Albin respondió que “solo Dios y él sabrán qué hacer en ese momento, habrá que ver qué pueden dar él y el mismo Federico (Ramírez que competirá en ciclismo de montaña) entonces. La prueba de Lico se presta para que tal vez él pueda figurar un poquito, pero si lo acompaña la condición, si no, estamos jodidos”.
Tanto Raabe como Brenes coincidieron en que en estas competencias se pueden realizar alianzas con otros equipos, pero ambos afirman que sí se puede, pero no se debe.
“En realidad lo que se m
ueve ahí, o lo que debe moverse es el interés de cada país por obtener medallas”, manifestó Raabe.
Raabe se inició en el ciclismo con Cartago, cuando tenía 13 años y participó en dos Juegos Nacionales y una Vuelta a la Juventud con el equipo brumoso, para integrarse luego al equipo de Pizza Hut, a finales de 2000.
El ciclista dice que ha venido mejorando año con año, hasta el momento y ha logrado madurar.
“Mi mayor éxito es continuar en el ciclismo, porque es un deporte que me gusta y con las personas que aprecio”.
Ha sido campeón nacional en ruta y contrarreloj elite, sub 23 y juvenil, ganó la Vuelta a Higuito tres veces consecutivas y la Vuelta a Costa Rica dos veces consecutivas. Además, en montaña obtuvo un tercer lugar en una Copa Mundial juvenil, un cuarto lugar en un mundial juvenil, fue 14 en la Copa Norba elite.
El ciclista expresó que tras la olimpiada seguirá esforzándose por superarse más y alcanzar otros objetivos.

Ver comentarios