A la caza de divisas
Enviar
A la caza de divisas

Vencimiento de $420 millones obliga a Hacienda a pedir una concesión para aumentar el margen de captación en dólares en el mercado local

Daniel Chacón
[email protected]

Los bancos centrales más importantes del mundo realizan un esfuerzo por “aspirar” la liquidez existente en los mercados. Las potencias, con calificación de excelencia, lanzaron emisiones elevadas para financiar sus planes de estímulo.
Por eso, los países con mayor riesgo deben subir el interés para que el inversionista considere la compra del valor. A eso se suma la limitante de dinero disponible.

Ante tal situación, el Ministerio de Hacienda negocia para que la Asamblea Legislativa le permita aumentar del 20% al 40% el total de deuda interna que se adquiere en monedas extranjeras. La autoridad considera que es más difícil captar dólares en el mercado extranjero, por eso lo hará localmente.
“Tenemos compromisos importantes por pagar, como los eurobonos ahora en mayo. Estos son títulos que no se pueden renovar. Tendríamos que liquidarlos, y para conseguir ese dinero, consideramos que es más viable emitir en nuestro mercado”, dijo Guillermo Zúñiga, jerarca del Ministerio.
Actualmente, la deuda dolarizada del país se calcula en $500 millones, de los cuales $300 millones son deuda externa. El dinero restante han sido captaciones en dólares en el mercado interno.
Esos $200 millones, que equivalen aproximadamente al 17% del total de la deuda interna, podrían crecer hasta $470 millones si la iniciativa fuera aprobada.
De lograrse el visto bueno en el Congreso, los analistas temen un aumento en el riesgo cambiario en la deuda, hasta un punto que se vuelva inmanejable.
“Si fueran títulos a cinco años, no hay forma de predecir cómo estará el tipo de cambio en ese momento. Como el gobierno no genera dólares, pudieran comprometer su situación”, aseveró Javier Delgado, analista de Fondos Vista.
Otro argumento es que esta acción se interpretaría como una señal para todos los actores del mercado local para dolarizar sus ahorros, fenómeno contraproducente en momentos en que organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) lo castigan en sus análisis.
“No es cierto que no existan espacios de captación en mercados internacionales, Panamá reabrió con mucho éxito la colocación de deuda externa con vencimiento a 2015. Aumentar la captación de deuda interna en dólares presiona el riesgo y en un escenario complicado, dificultaría la capacidad de pago del gobierno”, consideró Carmen Monge, analista de INS Valores.
A pesar del costo que tendría esta decisión, sería una situación atractiva para el mercado, que en las últimas semanas ha demandado una mayor cantidad de valores en moneda extranjera por el temor de una devaluación pronunciada del colón.
“Hay mayor interés por los dólares y el corto plazo, responder a esta necesidad facilitaría la colocación y complacería a los inversores”, indicó Gabriela Moreira, analista del grupo Sama.
Esta estrategia en el contexto de crisis también puede tener secuelas. El mercado está muy sensible, y si estas emisiones presionaran las tasas locales, detendría todo impulso por adquirir financiamiento, ya que el costo aumentaría.
“Si el interés subiera esto fomentaría el ahorro. Si la gente no consume, no hay razón para producir y si no hay razón para contratar; es lo inverso a lo que se requiere”, reflexionó Alejandro Solórzano, economista.




Ver comentarios