Y la espera acabó
Casi tres horas duró el espectáculo que ofreció Sir Paul McCartney en el Estadio Nacional el jueves. Cortesía Juan de la Cruz Calivá/La República
Enviar

72 años tiene Paul McCartney

Y la espera acabó

No solo el espectacular talento de Paul McCartney encantó al público, su humildad logró crear una fórmula que lo dejó más que satisfecho

Una extensa lista de temas y una gran dosis de humildad marcaron el paso del ex Beatle Sir Paul McCartney en suelo tico.
A las 8.20 p.m. los gritos y aplausos inundaron el Estadio Nacional ante la presencia del inglés en el escenario, quien con un saco azul y pantalón negro dio inicio a una velada inolvidable para muchos, con la canción “Eight day a week”, que compuso junto a John Lennon y fue grabada en los años 60.
Le siguieron “Save us”, “All my loving” y “Listen to what the Man Said”, en total el repertorio incluyó 37 canciones.
Con sudor en su frente pero siempre con ánimo y sin señales de cansancio, McCartney endulzo al público con su buen español, “Hola ticos”, “Qué buena está la tafies”, “Qué chiva” y “Maes”, fueron algunas palabras que soltaron la risa y aplausos del público.
Se podría decir que el 99% de lo que dijo fue en un muy buen español, incluso cuando hizo la dedicación de temas a sus hermanos “John” (Lennon) y “George” (Harrison), así como a su esposa Nancy a quien dedicó “My Valentine”.
A través de dos grandes pantallas con una nitidez impecable quienes estaban más lejos del escenario pudieron deleitarse con cada movimiento de Macca, quien cambio con frecuencia de guitarras, incluso al interpretar el tema “Paperback Writer” utilizó la misma con que la compuso junto a Lennon en los 60.

Juegos artificiales y fuego que salía del escenario fueron algunos de los efectos del impresionante show, en el que cada detalle contó aunque fuera inesperado, como cuando al sentarse al piano un abejón se posó sobre el brazo de McCartney, este lo tomó y le dijo “fly, fly” y este alzó vuelo.
Saludos, besos y un “Oe, oe, oe ticos” también mostraron el cariño que el intérprete profesó el sábado y que sus seguidores le devolvieron.
“Le it be”, “Live and let die”y “Hey Jude”, anunciaban la culminación del espectáculo, sin embargo al dejar el escenario McCartney no tardó mucho en regresar para complacer con sus temas “Day tripper”, “Hi, hi, hi” y “Get Back” nuevamente se despidió, pero sorprendió de nuevo con el adiós definitivo “Yesterday”, “Helter Skelter” y “Golden slumbers”, cerraron la noche.
A su salida del estadio muchos tuvieron la oportunidad de verlo, en un vehículo con una sonrisa y diciendo adiós con su mano.

201405022359230.m,.jpg
Varias generaciones se reunieron a escuchar al talentoso cantante, quienes desde temprano hiceron fila en las afueras del Estadio Nacional. Cortesía Juan de la Cruz Calivá / La República

Melissa González
[email protected]
@[email protected]

Ver comentarios