Enviar

La falta de un programa de seminarios con expositores de alto nivel, priva a estudiantes y público en general de un encuentro directo con las mentes más lúcidas y brillantes del mundo

Un espacio para abrir mentes

El contacto directo de los ciudadanos y muy especialmente de los jóvenes estudiantes con científicos y Premios Nobel de Ciencia (cuatro de ellos), en la ciudad de México, en “La Semana de la Ciencia y la Innovación 2012”, inaugurada el lunes de esta semana, es un acontecimiento que debería hacernos reflexionar, en Costa Rica, sobre la importancia de este tipo de actividades.
La ausencia de un programa para frecuentes congresos y seminarios con expositores de alto nivel, que por el contrario deberían ser muy frecuentes en el país, priva a los estudiantes y público en general de un encuentro directo con las mentes más lúcidas y brillantes del mundo.
Es verdad que la tecnología actual puede facilitar a algunas personas el acceso a ciertos materiales de este tipo, pero es fácil comprender la diferencia entre esto y el contacto personal, la posibilidad de hacer preguntas y el impacto emocional e intelectual de los encuentros directos con grandes científicos e innovadores.
Este tipo de actividades deberían ser promovidas por el Estado con ese fin y apoyadas con patrocinio de empresas privadas de modo que sean gratuitas para los asistentes.
Sería esta una buena forma de ejercer una novedosa modalidad de responsabilidad empresarial que ligaría a las compañías con la educación y a la vez podrían recibir luego los beneficios al obtener una fuerza laboral disponible con mejor formación y comprometida con el área de trabajo que haya escogido.
En el caso del citado congreso en México, este contará con la asistencia de muchos estudiantes en edad de tomar la decisión sobre qué quieren estudiar y todo fue previsto para que las conferencias y todo tipo de intercambios planeados se dieran a un nivel que todos pudieran comprender.
Por otra parte servirá también para que gente de la academia, de las empresas, así como del gobierno, reflexione sobre los retos que enfrenta la sociedad mexicana.
Deberían habilitarse en Costa Rica, para este tipo de actividades, espacios grandes con capacidad para recibir mucha gente y bien acondicionados para ese fin.
Se necesita mucho una actitud proactiva en ese sentido por parte del sector público relacionado con la educación y la cultura, un apoyo resuelto del sector privado y una campaña para lograr amplia asistencia, que motive a padres de familia y ciudadanos en general que deseen mejorar y abrir su mirada a la ciencia y las innovaciones que ocurren a diario en el mundo.


Ver comentarios