Enviar

Los sitios turísticos en cada lugar del país, se podrían volver muy concurridos desde el momento en que las agencias le anunciaran al visitante que cada noche, además de cena y cocteles, alegría y baile, va a tener un buen espectáculo, diferente, que no encontrará en ninguna otra parte del mundo


Turismo y cultura, una pareja seductora


Algunos de los avances en atracción de turismo que realizan los demás países del Istmo, informados en nuestra página “Competencia regional” ayer, llaman la atención porque vemos que han redoblado esfuerzos hacia lo que en varias oportunidades hemos señalado en este mismo espacio: buscar turistas en Europa y Suramérica.
Panamá ha llamado la atención de las agencias de viajes europeas y latinoamericanas, dice la nota. Así mismo, Roatán, Honduras, atrae visitantes italianos y sudamericanos. Algo están haciendo bien para tener este éxito.
En Costa Rica, los especialistas hacen bien sus campañas publicitarias en el exterior, pero recordemos que solo pueden promocionar lo que el país haya preparado para ofrecer.
Y disponer de una oferta diferente, diferenciada, autóctona, innovadora, es tarea que requiere el concurso de otro tipo de especialistas, decíamos el mes pasado.
Es verdad que debemos continuar con el turismo de aventura, sol y playa, pero un turista europeo o del sur de este continente, querrá sin duda ver y disfrutar de un abanico de ofertas en donde abunden la cultura y los espectáculos culturales autóctonos.
Son ellos oriundos de naciones que, en general, valoran mucho la cultura y sus diversas formas de expresión que, bien producidas, generan programas de enorme atractivo. Eso es lo que quieren conocer y disfrutar cuando hacen viajes largos para sus vacaciones, en las que, por cierto, suelen permanecer por más días.
Nuestro folclore y artesanías, evolucionados como para entrar al mundo de hoy sin perder su esencia, su raíz; la buena música y el buen teatro que tenemos, deben encontrarse con el turista en las playas, en las montañas y otros sitios. Es ahí donde debe estar la oferta cultural nacional de alta calidad, además de ofrecerse en el centro de San José.
Los sitios turísticos en cada lugar del país, se podrían volver muy concurridos desde el momento en que las agencias le anunciaran al visitante que cada noche, además de cena y cocteles, alegría y baile, va a tener un buen espectáculo, diferente, que no encontrará en ninguna otra parte del mundo
Costa Rica tiene todo el capital cultural y humano para producir eso. Solo falta incorporarlo a los planes para atraer turismo, bajo la dirección de expertos que lleven las manifestaciones culturales a su máxima belleza y calidad sin desvirtuarlas.

Ver comentarios