Enviar

A mucha gente que viene de ciudades norteñas bajo avalanchas de nieve en sus inviernos, les gustaría quedarse al menos dos días, o quizás más, en un ambiente urbano de características autóctonas, exóticas para ellos


Turismo urbano, buena alternativa

Un atractivo proyecto que este medio sugirió en un artículo de su revista de negocios en 2006, podría hoy dotar a San José de una zona de turismo urbano que a la vez pudieran disfrutar los nacionales mediante la aplicación de tarifas especiales para ellos allí donde haya que pagarlas.
Se trata de que a partir del año entrante desaparecerá el zoológico y el Parque Bolívar se convertirá en un jardín botánico, tal como lo confirmó el lunes anterior René Castro, ministro de Ambiente.
Hace cerca de siete años decíamos que a mucha gente que viene de ciudades norteñas bajo avalanchas de nieve en sus inviernos, les gustaría quedarse al menos dos días, o quizás más, en un ambiente urbano donde poder sentarse en la bonita terraza de un café, rodeada de flores y palmeras, y caminar por barrios coloniales destacados por lindos restaurantes, tiendas de artesanía y galerías de arte, entre otros atractivos.
Decíamos entonces que la zona de barrio Amón, Otoya y Aranjuez, ya cuenta con muchos elementos de interés para el turista.
Hoy se trata de mejorarlos en algunos aspectos y dar seguridad a esos sitios, lo cual no sería un gran problema por su reducido tamaño.
Esto bien podría formar parte de proyectos destinados a mostrar lo propio, diferenciándonos del resto del istmo, a fin de que el visitante de otros lugares del mundo encuentre aquí atracciones únicas, además de las playas, el sol y otros que pueden estar también en otras naciones.
Esto puede significar también una alternativa para turistas mayores, que disponen del dinero para ir de vacaciones pero no siempre se sienten inclinados al turismo de aventura con el cual se promocionó bastante Costa Rica.
Sin que dejen de ofrecerse las opciones vigentes hoy, se deben incorporar alternativas que amplíen el abanico de la oferta para que también se amplíe la cantidad y la clase de turistas.
En este sentido, la ciudad capital debe aportar lo suyo y para eso deben implementarse sitios que muestren lo autóctono en ambientes agradables y seguros, como puede ocurrir ahora, si se hace bien, con el plan de transformación del zoológico. Bienvenido.

Ver comentarios