Trump marcha hacia la candidatura con su triunfo en Nevada
Foto Bloomberg
Enviar

Donald Trump puso más distancia entre él y sus competidores más cercanos por la nominación presidencial republicana con una gran victoria en la asamblea electoral de Nevada, dando a su poco ortodoxa candidatura un fuerte impulso antes del Súper Martes.

El multimillonario recién llegado a la política hasta ahora ha ganado en el noreste, el sur y el oeste montándose en una ola de indignación con el establishment de Washington entre votantes que se sienten excluidos del proceso político.

El casi 46% de los votos que obtuvo el martes fue el nivel más alto de apoyo que haya recibido hasta ahora y podría silenciar a los escépticos que decían que tiene un techo de alrededor de 30%. Trump también contribuyó a que la asistencia a las urnas fuera llamativamente más alta en Nevada que la que hubo en 2008 y 2012.

Quienes apoyan a Trump provienen de un amplio sector de grupos demográficos que lo deja bien posicionado para conquistar la candidatura en las contiendas que se avecinan: los ricos y los pobres, los que tienen título universitario y los de bajo nivel de educación y, en Nevada, los votantes latinos. En su discurso de victoria, dijo estar en condiciones de acabar con la competencia.

“Van a ser dos meses emocionantes”, declaró Trump, refiriéndose al calendario de candidatura. “Quizá ni siquiera necesitemos dos meses, amigos, para ser sincero”.

¿Es hora de apoyar a Trump? preguntó un conductor de la CNN al presidente del Comité Nacional Republicano Reince Priebus el miércoles. “Creo que está claro que vamos a apoyar al que salga nominado”, dijo Priebus.

Rubio y Cruz

Los resultados de Nevada fueron un golpe para los senadores Marco Rubio y Ted Cruz que terminaron muy por detrás de Trump en el segundo y tercer puesto respectivamente. Rubio contaba con quedarse con los partidarios del ex gobernador de Florida Jeb Bush, que abandonó la carrera por la candidatura el sábado, para posicionarse como el principal rival de Trump. Pero hubo pocas evidencias de que los republicanos se unieran en el apoyo a Rubio, ya que Trump lo derrotó por casi dos a uno.

Rubio declaró en una entrevista con CBS que la competencia todavía no ha terminado y que las contiendas estatales programadas de ahora a mediados de marzo son clave. “La nominación republicana se decide a través de los delegados”, dijo. “No se basa en cuántos estados uno gana”.

Cruz, el único candidato que hasta ahora superó a Trump, ingresó a la competencia como el representante de los republicanos conservadores y los cristianos evangélicos, pero esos grupos no han apoyado su campaña desde que ganó en Iowa. Además, Cruz ha pasado los últimos días batallando con acusaciones tanto de Trump como de Rubio de que lleva adelante una campaña sucia. El tercer puesto que obtuvo en Nevada después de terminar tercero en Carolina del Sur seguramente planteará dudas sobre la viabilidad de su campaña.



Ver comentarios