Tijera a deuda política
El camino para rebajar la deuda se allanó hace una semana, cuando Luis Antonio Sobrado, presidente del Tribunal Supremo de Elecciones, dio a conocer que esta sería la única reforma que avalaría para el proceso electoral venidero. Archivo/La República
Enviar

Gasto electoral será solo de ¢18 mil millones y no ¢43 mil millones

Tijera a deuda política

Proyecto será avalado el jueves en segundo debate

A regañadientes en algunos casos, los diputados aprobaron ayer por fin la rebaja de la deuda política para las elecciones de 2014.

201309242240280.n33.jpg
El recorte de ¢18 mil millones fue avalado por 40 legisladores tras una breve discusión, en la cual, varios de ellos manifestaron su disconformidad, debido a la supuesta falta de recursos que enfrentarán para costear sus gastos de campaña.
La reforma electoral cortó el gasto que se reconocerá por concepto de deuda política de ¢43 mil millones a ¢24 mil millones, incluyendo el gasto de las elecciones municipales de 2016.
Así las cosas, los partidos solo podrán cobrar como gastos de campaña poco más de ¢18 mil millones.
Con ese dinero, las agrupaciones deberán pagar las deudas que adquieran por la elaboración de signos externos, publicidad y transporte entre otras erogaciones.
La molestia de algunos diputados sobre este tema, se debe a que consideran que la reducción de la deuda, debió haberse acompañado de un mecanismo para financiar adecuadamente a los partidos políticos, pues en estos momentos, el sistema de bonos de la deuda política está impugnado ante la Sala IV.
“No me importa cuánto se rebajó de la deuda, pues a final de cuentas, todos los partidos salvo el PLN tendremos problemas para financiar nuestros gastos y acceder a la contribución estatal, pues nadie nos va a prestar ni tenemos bienes que se puedan hipotecar”, indicó Walter Céspedes, congresista por el PUSC.
Los legisladores tuvieron meses para solventar los problemas relacionados con el sistema de financiamiento, no obstante, no fue hasta hace una semana que las luces de alerta se encendieron sobre este tema.
Esto, porque ninguna reforma electoral puede ser aprobada más allá del 2 de octubre, de acuerdo con el Tribunal Supremo de Elecciones.
En ese sentido, el cambio aprobado ayer, debe ser avalado por el Plenario este jueves en segundo debate, con el objetivo de que Laura Chinchilla, presidenta de la República, sancione la normativa antes de la fecha límite.
“Hemos hecho la tarea y estamos satisfechos. Nuestro objetivo al fomentar la reducción de la deuda política es para ahorrarle recursos al Estado, sobre todo, si se considera que hay un déficit elevado”, manifestó María Jeannette Ruiz.
La discusión en torno a esta rebaja estuvo en el congelador por años, no obstante, el camino se allanó hace una semana, cuando Luis Antonio Sobrado, presidente del Tribunal Supremo de Elecciones, dio a conocer que esta sería la única reforma que avalaría para el proceso electoral venidero.
Asimismo, recomendó los fideicomisos para adquirir préstamos.
La deuda política se fondea con el pago de impuestos de los costarricenses y solo beneficia a los partidos que logren más del 4% de los votos válidos para presidente de la República o a quienes elijan al menos un diputado.
Por su parte, Luis Gerardo Villanueva, congresista por el PLN, destacó que su partido no tirará la toalla para hacer las reformas electorales que considere necesarias.
En ese sentido, destacó que será la nueva bancada verdiblanca, la que analizará la necesidad de permitir las donaciones de las sociedades anónimas, con el objetivo  de no cometer algún tipo de injusticia.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

 

Ver comentarios