Enviar

La UCR goza de una alta reputación académica, la mejor del istmo. Pero, lo más importante es haber alcanzado el lugar 29 entre 200 universidades de Latinoamérica y Brasil

Subió 30 puestos la UCR

La subida este año de 30 puestos en el ranking de universidades latinoamericanas, por parte de la Universidad de Costa Rica, es una buena noticia, sin duda, dada a conocer por este medio ayer.
Se ubica la UCR en el lugar 29 entre 200 y es la mejor en el istmo. Hace un año se ubicaba en el sitio 59.
Es importante reconocer este logro a ese centro de estudios superiores y analizar cuáles retos enfrenta aún en su obligación de mejorar cada día en calidad académica, en su capacidad para absorber nuevos alumnos cada año y en ampliar su labor en investigación e innovación.
La UCR goza de una alta reputación académica, la mejor del istmo. Esto debe ser estímulo para quienes rigen sus destinos y para quienes la construyen día a día, a fin de hacer los esfuerzos necesarios para poder compararse con las mejores del mundo y salir bien.
Sabemos de la alta calidad de innumerables profesionales y académicos que se empeñan en aportar lo mejor para que la UCR se mantenga como casa de estudios superiores de alta calidad, de donde egresen estudiantes no solo con conocimientos específicos de una carrera o especialidad, sino con una formación integral que les permita emprender con éxito su vida laboral y personal.
La UCR tiene también, al igual que el resto de universidades del país, el reto de poder absorber más estudiantes (la población del país aumenta y debe aumentar el cupo de las universidades estatales).
Pero otro reto enorme de la UCR es incrementar su trabajo de investigación. Esto por cuanto las universidades privadas en general no han asumido esa tarea, indispensable para que un país pueda crecer adecuadamente en el competitivo mundo actual.
La labor consiste, además de formar los mejores profesionales, en contar en los ámbitos universitarios con los espacios, los presupuestos, el equipamiento y el interés institucional que permita el desarrollo de su mayor potencial a quienes desean dedicarse a la investigación y la innovación.
Esto requiere, entre muchas otras cosas, un manejo en extremo cuidadoso e inteligente de los presupuestos y los recursos humanos universitarios.
El país necesita esto y sabemos que la Universidad puede lograrlo.
Un hermoso reto pues, para la UCR, a la que felicitamos por las mejoras obtenidas durante este año, que la hicieron subir muchos puntos en el ranking latinoamericano.

Ver comentarios