Startups captan toda la atención cuando se trata de Millennials
Enviar

Desde asesores robóticos a fondos de índice básicos, la generación del milenio ha sido un grupo particularmente difícil de entender para los administradores de patrimonios de Wall Street.

De acuerdo a una nota de la firma de corretaje ConvergEx, el marco actual de administración de patrimonios nunca funcionará para este grupo etario, y Silicon Valley con su plétora de startups de tecnología está cosechando los beneficios de esa situación.

“Tómelo de una verdadera Millennial: el actual modelo de negocios de administración de patrimonios de Wall Street es tan relevante para mi séquito como la televisión por cable y el teléfono de línea. Y no, no vendremos cuando eventualmente tengamos unos pocos dólares para invertir más adelante”, dijo Jessica Rabe, investigadora asociada de la firma.

“El lenguaje técnico y las prácticas anticuadas del sector de administración de patrimonios hacen poco para atraer a mi generación, sin contar los altos montos mínimos para inversiones frente a las deudas estudiantiles récord. Si bien los servicios de banca tradicional no son suficientes, hay una buena cantidad de empresas de tecnología que llenan el vacío con aplicaciones relevantes”.

Fiel a su estilo, Silicon Valley se adelantó a llenar la brecha del mercado. A continuación listamos algunas startups que, según Rabe, pueden enseñar mucho a Wall Street.

Dos aplicaciones que son lo mejor en términos de lo que Rabe llama “asesoramiento de inversión basado en sus metas” son FinMason y iQuantifi. La primera es una aplicación gratuita que ayuda al inversor a entender cómo su cartera podría desempeñarse en distintos escenarios mientras que lleva un registro del progreso de la meta de retiro. La segunda aplicación cuesta unos US$89 al año y puede ayudar a decidir cuánto ahorrar para una meta específica y qué fondos podrían adecuarse mejor para lograr esta meta.

Si alguien está en busca de operaciones que no sean súper complejas en lo que respecta a tarifas y la comprensión general de los productos, StashInvest y Kapitall Generation LLC lideran el grupo, de acuerdo a ConvergEx.

Stash hará preguntas sobre información financiera actual y tolerancia al riesgo antes de darle sugerencias sobre dónde invertir. Kapitall es otra plataforma de negociaciones que ofrece puntos por ciertas actividades, que luego se pueden canjear por operaciones sin comisiones.

Por último, Acorns Advisers LLC y Clink Savings Inc. facilitan el ahorro de sus usuarios, incluso si se trata de invertir su vuelto en acciones. Acorns, por ejemplo, tomará el vuelto de compras hechas con tarjeta de crédito y débito y lo invertirá en una cartera. Esto cuesta $1 por mes, pero los estudiantes lo pueden usar gratis.

Mientras tanto, Clink opera de forma similar a las contribuciones automáticas que los empleados hacen para el plan 401K (plan de retiro), ya que puede ser configurada para realizar contribuciones diarias, semanales o mensuales a una cartera. Actualmente no se cobran comisiones en Clink.

Tomando todo esto en cuenta, Rabe dice que las mayores limitaciones son que los umbrales de inversión mínima deberían reducirse debido a, por ejemplo, préstamos estudiantiles, que Wall Street debería empezar a hablar el idioma de los Millennials, y que el proceso de administración de patrimonios debe ser fluido para los que llevan un estilo de vida ocupado.

Por supuesto, los Millennials podrían cambiar su postura si estas startups comienzan a aumentar los precios o a cobrar otras comisiones una vez que el flujo de caja positivo se vuelva más importante que el modelo actual de “crecer a cualquier costo”. Estas empresas tampoco existían cuando se produjo la gran crisis financiera, por lo que será interesante ver cómo actúan durante la próxima recesión. Si las carteras comienzan a declinar, los millennials podrían querer tener a un administrador de patrimonios profesional al otro lado del teléfono para ayudarlos durante la recesión.

De todas formas, ConvergEx está convencida de su valor.

“Son estrategias ganadoras porque ayudan a los millennials a través del proceso de inversión, asistiendo en sus finanzas, necesidades e intereses actuales”, concluye Rabe. “Los bancos deberían prestar atención a estas ideas de tecnologías de vanguardia para atraer a los millennials antes de que sea demasiado tarde”.


Ver comentarios