Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Sostenibilidad económica para 2014

| Viernes 27 diciembre, 2013



Hay quienes sostienen que la inflación en este país es estable y a la baja “per se”, que el Banco Central debería pensar más en otros indicadores y dejar que la economía crezca más


Sostenibilidad económica para 2014

El Banco Central (BCCR) debe presentar el Programa Macroeconómico antes del cierre de enero próximo, como lo indica la ley.
El equipo liderado por Rodrigo Bolaños —en estos cuatro años— ha tenido como objetivo controlar principalmente la inflación, en dicho plan.
Lo curioso es que este plan inicia teniendo un dueño, pero cinco meses después tendría otro, ya que el señor Bolaños —que ha desempeñado bien el manejo del timón monetario en el Central— dejará su puesto con la entrada del nuevo gobierno, el 8 de mayo.
Ya son cuatro años de mantener como objetivo base del Plan Macroeconómico controlar la inflación y mantenerla en niveles bajos.
Incluso, es la primera vez en 50 años que tenemos los niveles de este indicador de precios por debajo del 5%, en años consecutivos.
La pregunta es: ¿En cuánto cambiará el objetivo del próximo presidente del Banco Central? ¿Cuál será su prioridad? ¿Dejará de velar tanto por la inflación, para pensar en otros indicadores?
Hay quienes sostienen que la inflación en este país es estable y a la baja “per se”, que el Banco Central debería pensar más en otros indicadores y dejar que la economía crezca más, con un nivel inflacionario mayor.
Existen por otro lado, aquellos que dan un visto bueno a lo que ha realizado el Central en los últimos años, en especial porque nos acerca a índices inflacionarios similares a los de países desarrollados y otros que son competidores.
Si el país toma una decisión de seguir con un gobierno de Liberación Nacional, es posible que los programas económicos de los últimos ocho años continúen, y que quien lidere el BCCR, seguirá los mismos pasos de sus antecesores.
Pero, si al gobierno llega cualquier otro partido político, es posible que para la revisión del Programa Macroeconómico, nos llevemos una sorpresa en cambios de las metas de los indicadores, ya que puede que la movida o estrategia en lo monetario sea distinta y busque otros esquemas.
Incluso, ya para el próximo anuncio en enero, es posible que llegue la primera noticia, donde Bolaños anunciaría una baja de un punto porcentual —más, menos un punto— en el rango meta de la inflación, lo que para él sería una simple utopía, ya que lo verá nacer en el papel, pero nunca lo verá subido en el barco y al mando del timón, ya que al cierre de año, dejará de ser burócrata, para ser un costarricense más.
Lo que sí es cierto es que quien tome el lugar de Bolaños —para los próximos cuatro años— encontrará un Banco Central, el 9 de mayo, con un déficit alto —tanto en el Gobierno, como en la institución—, con temas pendientes como la flotación del tipo de cambio, la desdolarización y esterilización de capitales especulativos, aunque estos podrían ser menores.
Cabe rescatar, que si a algo le podemos poner un punto a favor de este gobierno, es que el Banco Central logró los objetivos que se planteó, buenos o malos, por lo menos fue constante en su discurso, sacando con nota positiva cada una de sus metas.