Enviar
Lunes 21 Julio, 2014

Sobre una Moratoria Nacional

Mediante Decreto Ejecutivo denominado “Moratoria Nacional de las Actividades de Transformación Térmica de Residuos Sólidos Ordinarios” publicado en La Gaceta el 27 de junio del presente año, se establece una moratoria nacional a las actividades de transformación térmica de residuos sólidos ordinarios, hasta tanto no exista por parte de las Autoridades del Ministerio de Salud y el Ministerio de Ambiente y Energía certeza técnica y científica de que dicha actividad no causará impactos a la salud ni al ambiente y se garantice que esta práctica no va en contra de los principios de la Ley Nº 8839 denominada Ley para la Gestión Integral de Residuos.
Dicho Decreto nace como resultado del deber que tiene el Estado, en este caso los ministerios firmantes, de velar por que se cumpla el mandato constitucional establecido en el artículo 50 de nuestra Carta Magna, la cual consagra el derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado. Este derecho va ligado a la obligatoriedad que tiene el Estado de actuar en prevención del riesgo ambiental y en la salud humana, anticipándose incluso a eventuales impactos negativos que determinada obra, actividad o proyecto pueda generar.


La Declaratoria de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo establece este principio de prevención señalando “Principio 15.- Con el fin de proteger el medio ambiente, los Estados deberán aplicar ampliamente el criterio de precaución conforme a sus capacidades. Cuando haya peligro de daño grave e irreversible, la falta de certeza científica absoluta no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces en función de los costos para impedir la degradación del medio ambiente".
En el caso específico es necesario aclarar a algunos profesionales que han señalado que dicho decreto es “Un decreto a la ignorancia”, que con dicho cuerpo normativo no se pretende prohibir la generación de energía a partir del tratamiento térmico de los residuos sólidos, sino más bien posponer su implementación, hasta tanto se tenga el conocimiento pleno de los alcances que dicha actividad generaría sobre el ambiente y la salud humana, asegurando así los mejores intereses del país y de las futuras generaciones.
Yerran estos profesionales al usar el ejemplo de la utilización de la biomasa en su argumentación a favor de los procesos de conversión térmica en el contexto del decreto de moratoria toda vez que el mismo sí permite la generación eléctrica por medio de biomasa y hasta tiene su propio reglamento.
Los procesos que se busca analizar cuidadosamente son aquellos que aunque podrían contener biomasa también contienen una gran variedad de materiales como los residuos sólidos urbanos, que bien sabemos contienen todo tipo de sustancias, muchas de ellas tóxicas.
Con la finalidad de aclarar la situación actual de nuestro país es importante indicar que actualmente no contamos con un cuerpo legal que nos permita establecer parámetros sobre los cuales podría operar dicha actividad, por ejemplo, en el tema de emisiones existe un vacío legal al no haber una regulación específica para definir los procesos aceptables y medir el funcionamiento de un sistema de transformación térmica de este nivel, razón por la cual es necesario establecer una moratoria que permita al Estado la posibilidad de trabajar en el cuerpo legal que nos asegure que dicha actividad cumplirá con los requerimientos óptimos.
Es importante recalcar también que el hecho de pretender crear la falsa impresión de eficiencia al comparar los efectos de emisiones entre un relleno sanitario y las tecnologías de gasificación, ignorando que son muchas las variables que deben ser consideradas no hace justicia a las verdaderas implicaciones de estas tecnologías.
No queda demás indicar, que al igual que lo han señalado estos profesionales, debemos hacer los esfuerzos necesarios para minimizar o eliminar la práctica de enterrar la basura. Seguimos confiados en la claridad de nuestros argumentos y ejecutaremos las acciones necesarias para asegurarle al país las soluciones que garanticen su bienestar y un desarrollo sostenible.

Edgar Gutiérrez / María Elena López
Ministro de Ambiente y Energía y Ministra de Salud