Logo La República

Martes, 19 de octubre de 2021



EDITORIAL


Seguir creciendo sin perder fortalezas

| Jueves 10 enero, 2013




Cualquiera sea el futuro gobierno de este país en los próximos años, no podrá ignorar estos retos de los cuales los costarricenses tienen plena conciencia


Seguir creciendo sin perder fortalezas

Quien gane las elecciones para gobernar a partir de 2014, tiene un gran reto enfrente: tendrá que continuar con las políticas de desarrollo de la economía, construir infraestructura (no solo vial) y volver a dotar a Costa Rica de una población con alto nivel educativo y buena salud.
Esto último ha distinguido al país en la región porque la conjunción de ambos factores generó una fuerza laboral que favoreció el progreso, mejor calidad de vida y con ello un clima de paz social.
Educación y salud, dos fortalezas que en otra época se supieron construir y aún hoy producen buenos frutos, de los cuales se benefician empresas nacionales y extranjeras, deben ser puestas al día.
En cuanto al grado de educación que tiene nuestra población, este debe dar un salto cualitativo. Se habla de la necesidad de innovar pero no se ha introducido la innovación en la educación. Esta tarea pendiente no puede seguir esperando.
Por otra parte, la buena salud comienza a deteriorarse por falta de acceso universal a servicios oportunos. Cuando la población enferma espera meses o años para ser atendida, un serio problema comienza a minar la productividad del país, además de evidenciarse las políticas deshumanizadas.
Para efectuar la revolución educativa se necesita no solo dotar a los estudiantes de modernas herramientas, sino un profesorado de alta calidad capaz de inspirar y despertar en sus alumnos el deseo de adquirir conocimientos para aplicarlos en ideas innovadoras. Hay que formar con urgencia ese profesorado y permitirle luego implementar el cambio en los planes de estudio.
Para dar buenos y oportunos servicios de salud tenemos un sistema que solo necesita ser bien dirigido y administrado erradicando de él las malas políticas y vicios que lo llevaron al deterioro actual.
Ambos grandes proyectos (educación y salud) deben ser política pública que trascienda gobiernos de turno y requieren fuentes sanas y sostenibles de financiamiento que pueden alcanzarse mediante la adecuada recaudación de los actuales impuestos.
Esto debe acompañarse de una administración que impida el desperdicio de recursos económicos, materiales y humanos, para lo cual es indispensable la reestructuración y puesta al día de las instituciones del estado, que deben garantizar transparencia.
Cualquiera sea el futuro gobierno de este país en los próximos años, no podrá ignorar estos retos de los cuales los costarricenses tienen plena conciencia.
El camino recorrido deja enseñanzas. Es hora de tomarlas en cuenta.
 





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.