Enviar
Sábado 9 Agosto, 2014

Seguimos sin cambiar

¡Qué triste!, darse cuenta que no hay cambio, enterarse de la clase política que tenemos en nuestro país y nadie sabe cuántos años más nos tocará sufrirla. Atraso en nuestras ideas en materia de desarrollo, en crecimiento económico, en educación, en seguridad. Cada cuatro años tenemos la esperanza que con el nuevo gobierno se imponga la sabiduría y la visión de futuro, pero eso no existe.
Bastan unos días para convencernos de que sigue estando en la cola del venado. Los errores cometidos en Costa Rica con varios gobiernos después de la Guerra Civil del 48, nos están pasando la factura, cada vez más abultada. Una politiquería de dimes y diretes es lo que estamos acostumbrados a escuchar en los poderes de la nación que, cada cuatro años, está más hundida.


Nuestros políticos están sin capacidad para modernizarse y favorecer al pueblo como lo espera. No con charanga cada cuatro años, sino con cambios estructurales en educación, economía, trabajo, justicia, seguridad. No podemos seguir pensando que lo que no se hizo ayer, ni anteayer, no se hará hoy ni mañana. Necesitamos que quien nos gobierne se zoque la faja, no para complacencias ni con “regalos de calles”, como ahora con los artesanos que tienen adonde trasladarse con seguridad, sino para que asuma la responsabilidad de gobernar sin cometer errores que a la postre, son los que cuentan.
No nos equivoquemos, en Costa Rica nada ha cambiado, todo se jinetea igual, sin desarrollo, sin crecimiento y con visión borrosa y poca sabiduría, mal crónico de todos los funcionarios de “alto rango”. En el país tenemos diputados oponiéndose a todo cambio por pequeño que sea, con trabas en la Asamblea Legislativa donde se le hace más fácil a un grupo irse a celebrar la Revolución Sandinista que ponerse a trabajar.
Es preocupante tener que vivir con la esperanza de un cambio que no viene y ver cómo se pierden las oportunidades de modernizar esta nación y sacarla del atolladero en el que la han metido.

José Eliseo Valverde Monge

Médico