Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 6 Agosto, 2012


Rumbo energético en EE.UU. (I)

El gas natural es el único combustible en este momento que puede desplazar grandes cantidades de petróleo importado en prácticamente todos sus usos (transporte, industria, servicios, comercio, generación eléctrica, etc.). Uno de los sectores de mayor potencial de sustitución es el sector transporte, tradicionalmente dominado por el petróleo.
El prestigioso medio informativo Bloomberg informó que los Gobernadores de Colorado y Oklahoma se han unido a más de 11 Estados de EE.UU. para pedir a los fabricantes americanos de vehículos (General Motors, Ford y Chrysler) que fabriquen más de gas natural y se comprometieron a comprar miles de vehículos que usen este combustible.
Ya anteriormente el periódico The Denver Post había reportado que los Gobernadores de los Estados de Colorado, Oklahoma, Pensilvania y Wyoming se habían comprometido “a comprar vehículos que funcionen con gas natural comprimido”.
Esto es parte de los esfuerzos que realizan estos Estados para reducir sus costos de transporte y las emisiones de gases contaminantes al ambiente, incluyendo los de efecto invernadero, para combatir el cambio climático. Estas acciones les permitirán también reducir los costos y la vulnerabilidad energética y económica derivados de las importaciones de petróleo que se realizan en los EE.UU., y alinear la matriz energética con sus propios recursos más limpios y baratos, en lugar de importarlos.
Estos líderes políticos señalan así el rumbo futuro en materia energética, económica, social y ambiental, el cual resuelve además el serio problema de depender energéticamente del exterior. Es igualmente un paso para aumentar la competitividad y el bienestar de sus Estados, ya que el gas natural es mucho más barato que el petróleo importado y mucho más amigable con el ambiente. Esperan también que con estas acciones “el sector privado dé rápidamente un paso adelante para desarrollar la infraestructura de abastecimiento de combustible necesario para que sea una realidad” .
Costa Rica tiene una matriz energética totalmente desalineada con el potencial energético nacional, la cual está caracterizada por una altísima y peligrosa dependencia del exterior (66% del consumo energético nacional comercial proviene del petróleo importado). Sus cuencas sedimentarias poseen un importante potencial de gas natural, por lo que debiéramos buscar producir y usar este recurso natural nacional para sustituir el petróleo importado. El país lograría una matriz energética mucho más limpia con costos mucho más bajos, además de lograr una mejora significativa en muchos otros campos, como la competitividad, el empleo, la reducción del déficit fiscal, el crecimiento económico, el progreso social y el ambiente.

Roberto Dobles