Enviar

GASTRONOMÍA

Restaurantes efímeros

201309242305020.m8.jpg
Internet/La República
La moda de los restaurantes efímeros y a veces itinerantes forma ya parte del panorama gastronómico, en Bruselas por ejemplo, algunos de ellos ofrecen exclusivas cenas gourmet durante unos días y después desaparecen.
Tras el éxito que tuvo el itinerante “The Cube”, que después fue a Milán y a Estocolmo, en el parque del Cincuentenario de Bruselas, o de la plataforma volante “Dinner in the sky”, esta próxima semana le llega al turno a otro restaurante que tendrá una vida de tan solo ocho días.
El escenario para cenas gourmet y actuaciones exclusivas, hasta para 35 personas, es un loft situado en una antigua fábrica cercana al canal de Bruselas y en un ambiente de los años cincuenta.
Los comensales degustarán un menú de tres platos elaborado por chefs profesionales y aficionados, y disfrutarán de una selección de vinos premiados en el Concours Mondial de Bruxelles, otros de origen manchegos, de la bodega Los Aljibes, y para el aperitivo espumosos del Institut del Cava.
Con un espectáculo de música en directo distinto cada noche y sentados a una misma mesa, serán atendidos con cercanía y sin camareros profesionales por cuatro anfitriones, entre los que figura el propietario del loft, Gianluca Frinzi.
La diseñadora de interiores Celine Blanc, de Le Show Room, y la curadora Elise Luong, de Undecided Productions, se esforzarán por recrear un ambiente propio de la década de los cincuenta. Todas las obras y el mobiliario estarán a la venta.
La bilbaína Anne San Miguel recibirá a los asistentes, hará las presentaciones y se asegurará de crear un ambiente cómodo que facilite que todo el mundo se conozca.
“Brussels in loft”, como sus creadores han bautizado a esta experiencia, está estructurada entorno a un estudio diáfano que alberga una cocina abierta, en la que se preparará y emplatará la cena a la vista de los asistentes.
“Hemos ideado lo que sería una noche redonda para nosotros: una cena ‘gourmet’ sin pagar un precio desorbitado, y disfrutar de un espectáculo de artistas locales emergentes en un loft privado transformado en restaurante, en el que se expondrán obras de arte”, explicó a Efe una de sus organizadoras, la española Paloma Cabeza.
“Además, y este es el punto en el que se diferencia de otro tipo de planes, puedes conocer a mucha gente interesante gracias al ambiente íntimo que sea crea en una casa privada”, añadió.
Cabeza aseguró que con “Brussels in Loft” la clásica salida a un restaurante es mucho más que una experiencia gastronómica, se convierte también en una “experiencia musical, artística y de networking”.
La experiencia, que dura tres horas y media, tiene un precio fijo de 45 euros por persona, incluye menú, degustación de tres platos, dos copas de vino y un fresco.

Bruselas/EFE

Ver comentarios